Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Institucional

El Museo del Humor se inauguró en 2012 con el objetivo de conservar, investigar y exhibir el patrimonio artístico relacionado con la ilustración, el dibujo y la animación.

Misión

El MuHu tiene como misión difundir el patrimonio museístico y gestionar la realización de emprendimientos conjuntos con otras instituciones. También se propone como un lugar de referencia para crear un polo dinamizador de la actividad social, turística y cultural de Costanera Sur, promocionando la imagen de Buenos Aires a través de uno de sus lugares característicos.

El auditorio que existe en el subsuelo permite ofrecer conferencias, encuentros, foros, seminarios y jornadas afines con los grandes temas que conciernen a nuestro quehacer cultural. Los jardines que lo circundan son aptos para la realización de actividades ligadas a disciplinas artísticas, favoreciendo la comunicación con el público.

El museo abre sus puertas lunes, miércoles, jueves y viernes de 12 a 19 h. Los sábados, domingos y feriados de 10 a 20 h. Con entrada gratuita los miércoles.

Un poco de historia

La cervecería Munich, obra de Andrés Kálnay, fue desde su inauguración en 1927, un lugar destacado en Buenos Aires. El edificio jerarquizaba el paseo de Costanera Sur, preferido de los porteños por más de tres décadas y embellecido paulatinamente con significativas obras de arte como la Fuente de las Nereidas o la estatua de Luis Viale.

Mientras prosperaban en las cercanías los primarios teatrillos para artistas de variedades, cómicos, cantantes e ilusionistas, en el refinado ámbito de la cervecería se reunían pensadores, personajes de la política, de las letras, del arte o del deporte y cuanto visitante ilustre pasaba por Buenos Aires.

Leopoldo Lugones, Alfredo Palacios, Alfonsina Storni, Belisario Roldán, Juan Manuel Fangio, fueron algunos de los parroquianos habituales. También alguna noche, sostienen los cronistas, Carlos Gardel -conspicuo paseante de la zona- alegró con su canto los salones de la Munich.

En Junio de 2012 el edificio se transformó en la sede del Museo del Humor, un espacio destinado a exhibiciones temporarias generadas por curadores invitados.