Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

La hora del Museo online: La Boca en el cine

Conocé dos raros y apasionantes retratos cinematográficos de esta verdadera República y un homenaje a su primer legislador, Alfredo Palacios, en un nuevo aniversario de su fallecimiento.

Sábado 10 de abril de 2021

El primer film con sonido óptico realizado en nuestro país fue Tango! (Luis Moglia Barth, 1933), protagonizado por Libertad Lamarque, Tita Merello, Luis Sandrini y Pepe Arias, los cuatro habrían de convertirse en grandes estrellas del cine argentino. Parte de la acción de este film transcurre en La Boca, a orillas del Riachuelo. Antes y después el barrio fue escenario de una larga lista de películas que encontraron en la cancha, las calles, los barcos y el puente, un ambiente orillero, pintoresco, humilde y futbolero. De este modo, el cine contribuyó a construir la mitología boquense. La inmigración italiana, las casas de chapa de colores, los marineros, el mundo de trabajadores y artistas se dieron cita en el barrio a través de las películas. Así, conformaron un modo de pensar y describir La Boca, reafirmado en el fútbol, el tango, la literatura y la pintura que permanece casi intacto hasta hoy.

Alfredo Palacios en Sucesos Argentinos

S.A., 1940
En 1939 estalla la guerra en Europa, en Argentina las aguas no tardan en dividirse. La oposición radical rápidamente denuncia al oficialismo, fundamentalmente luego del alejamiento de Ortiz de la presidencia en 1940, como nazifascistas. Castillo, mientras intentaba recomponer la maquinaria del fraude electoral, sin sostener especial preferencia por el Eje mantuvo la neutralidad, lo que profundizó las acusaciones de radicales y socialistas. Este es el marco en el que vamos a ver y escuchar un brevísimo y poético fragmento del senador por el Partido Socialista, Alfredo Palacios. Importa al menos por tres motivos: Palacios, fue el primer diputado socialista de América, electo en 1904 por la circunscripción de La Boca, vinculado desde entonces y para siempre al barrio. Pero además existen pocos, muy pocos registros audiovisuales de Palacios y son especialmente escasos los del período que aquí podemos ver. Por último homenajeamos a Palacios en un nuevo aniversario de su fallecimiento (20 de Abril de 1965).

4 minutos, 35mm, Blanco y negro.
La primera parte no tiene sonido.

Sábado 10

El pequeño mundo de La Boca

Humberto Peruzzi, 1953
Describe un día en las calles del barrio, con las presencias notables de Benito Quinquela Martína y Juan de Dios Filiberto. Este film, apenas visto, fue producido por Ferrania Argentina, filial de la empresa italiana productora de stock fílmico, para promocionar su reciente película a color llamada justamente Ferraniacolor. Para ello convocaron a un notable equipo técnico comandado por el fotógrafo Humberto Peruzzi, el editor Antonio Ripoll junto a la narración de Héctor Coire.

VER CORTOMETRAJE

Sábado 17

La flor de la ribera

Antonio Magnano, 1931
Mediometraje de carácter amateur prácticamente desconocido, rescatado recientemente por el Museo. La película de ficción narra, a diferencia de la mayoría de las obras de aquel tiempo que orbitaban en torno al tango, la historia de un muchacho cantor de ópera. Se destaca la notable fotografía de Adan H. Jacko, quien luego tuvo cierto recorrido como fotógrafo para José Ferreyra y Antonio Ber Ciani entre otros.
Antonio Magnano su director y Adan H. Jacko, el fotógrafo del film, trabajaron en los años treinta con José Ferreyra, el cineasta que describió como ningún otro los barrios obreros del sur de Buenos Aires. De hecho Magnano fue el escenógrafo ese mismo año de Muñequita Porteña, dirigida por Ferreyra, el primer largometraje hablado argentino, con sistema de discos Vitaphone. La presencia de estos técnicos en un film de carácter amateur, evidente en su bajo presupuesto, en el uso de material reversible, en el aprovechamiento de los espacios reales frente a la dificultad de alquilar un estudio, en sus intérpretes al parecer sin experiencia previa en el cine, revela que los modos de producción de un director como Ferreyra no se estaban tan alejados de una realización de este tipo, absolutamente independiente. Jacko y Magnano se encontraban en el camino de la profesionalización, aunque luego sus carreras no hayan resultado particularmente extensas. En cambio su protagonista, por entonces de apenas veinte años, Horacio Priani, tendría una labor destacada en el teatro y en el cine en la década del cuarenta en films como Los martes orquídeas (Mugica, 1941) o Los chicos crecen (Christensen, 1942).
Siguiendo los pasos de Ferreyra el film recorre las calles de La Boca, el puerto, el bar, con un marcado realismo aún cuando la ficción del relato -un joven pescador se convierte en estrella internacional de la ópera- hace avanzar la acción hasta convertirla en un drama de final insospechado.
Agradecemos a Lucio Mafud la confección de la ficha técnica del film que nos brindó datos valiosos.

Estreno: martes 19 de mayo a la noche en el Etoile Palace (CABA)
Exhibición privada
Año de producción: 1931
Producción: Asociación Cinematográfica de los XII [o Agrupación Cinematográfica Los Doce?]
Dirección: Antonio Magnano
Guión: s.d.
Fotografía y cámara: Adán H. Jacko

VER CORTOMETRAJE

Sobre medios en la Ciudad