Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

A rebolear se ha dicho

Boleadoras lujosas, fabricadas con bolas de marfil recubiertas con cintas, cadenas o filigranas de plata, otras con magníficos trabajos calados
formando estrellas, y las retobadas usadas por los gauchos y los pueblos originarios de la pampa.

Miércoles 14 de agosto de 2019

La colección criolla de Carlos G. Daws (1870 - 1947) que desde 1949 forma parte del patrimonio de nuestro museo, contiene piezas de cuero de extraordinario
valor que fueron confeccionadas y usadas en el siglo XIX por los gauchos que aprendieron de las etnías de la pampa el difícil arte de bolear animales salvajes
y derribar a un adversario en la pelea.

"Rebolear" en el glosario criollo quiere decir ejecutar molinetes con un látigo o palo para arrojarlo luego con fuerza sobre algo o alguien.

La muestra En crudo | Cuero, tradición y diseño exhibe entre otras piezas, las boleadoras más interesantes de nuestro patrimonio, que según
Segundo Deferrari, maestro soguero y curador de la muestra, es una de las colecciones más importantes del país.

Tipos de boleadoras

Bola perdida o arrojadiza
De origen pampa es, de las boleadoras indígenas, la más conocida. Consiste en una bola sola atada a un lazo corto, que normalmente se usaba como arma, para
lanzar sobre el adversario. Eran de piedra y estaban sujetos a una soga de tientos o nervios de más o menos de un metro de largo. Las lanzaban con
muy buena puntería y a gran distancia. En los cuerpo a cuerpo se usaron como maza.

De dos ramales
Son dos bolas unidas por un lazo,que servía especialmente para cazar aves.

Las Tres Marías
Auténticamente rioplatense es la boleadora de tres ramales . Recibe su nombre por las tres estrellas de la constelación del mismo nombre que el gaucho
usaba para orientarse en la oscuridad de la noche. Tienen una bola más chica que oficia de manija y dos más grandes de peso similar.
Las avestruceras o ñanduceras son más livianas generalmente hechas de plomadas.
Las potreras son las más pesadas, hechas casi siempre de piedra que se usan para bolear potros, así como cazar guanacos o venados.

Te invitamos a visitar la muestra En crudo | Cuero, tradición y diseño.
Lunes, miércoles, jueves y viernes de 13 a 19 h.
Sábados, domingos y feriados de 10 a 20 h. Martes cerrado.
Termina el 14 de octubre de 2019.

MAP Museo de Arte Popular José Hernández. Av. del Libertador 2373
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Sobre medios en la Ciudad