La Orden del Tornillo

Bajo el manto irónico de darle "coherencia a la locura" fue creada por Quinquela con la intención de que todos los miembros de la Orden debían ser cultores de la Verdad, el Bien y la Belleza.

Todos los distinguidos recibían la advertencia: Este tornillo no los volverá cuerdos, muy por el contrario, los preservará contra la pérdida de esa locura luminosa de la que se sienten orgullosos. A continuación, y alrededor de una gran mesa con mantel de papel blanco, brindaban con vino y comían fideos de colores…

Para la gente común, preocupada por las cosas materiales, estos hombres y mujeres viven en estado de locura. Ellos saben de esta opinión y la aceptan con humor. Son los locos que se evaden de los cuerdos, de los egoístas, de los calculadores.

Todo comenzó en la Agrupación de Artes y Letras La Peña, que tuvo como primera sede el Café Tortoni. Al cerrar La Peña, Quinquela comenzó a recibir a sus amigos en su atelier en el tercer piso del Museo de Bellas Artes de La Boca. “Para la gente común, preocupada por las cosas materiales, estos hombres y mujeres viven en estado de locura. Ellos saben de esta opinión y la aceptan con humor. Son los locos que se evaden de los cuerdos, de los egoístas, de los calculadores. Para contrarrestar la vanidad de los cuerdos, estos locos decidieron tener honores, por lo que Quinquela creó La orden del tornillo como marco travieso, dándole irónicamente, coherencia a la locura. Bajo en el manto de un fino humorismo se ocultaba una intención seria: todos los miembros de la Orden debían ser cultores de la Verdad, el Bien y la Belleza.

La Orden El Tornillo

Es inútil pedirlo, ni hacer méritos. No es loco quien quiere, sino quien puede.

En 1950 se inaugura la Escuela de Artes Gráficas para Obreros en la calle Pedro de Mendoza nº 1771 (actualmente Escuela de Artes Graficas Quinquela Martín y Colegio Industrial) construida sobre terrenos donados por Quinquela. Con el auspicio del Gobernador de la Prov. de Santa Fe expone en las ciudades de Rosario y Santa Fe. En 1959 inaugura el Instituto Odontológico Infantil (actualmente Hospital Municipal de Odontología Infantil Don Benito Quinquela Martín) en la calle Pedro de Mendoza nº 1797, construido sobre terrenos donados por Quinquela.

Fue inaugurado el 27 de octubre de 1971 el Teatro de La Ribera, situado en la calle Pedro de Mendoza nº 1821, sobre terrenos donados por Quinquela. Son inauguradas las terrazas del museo de Bellas Artes de la Boca para exhibición de esculturas de artistas argentinos. En 1972 la Universidad de Buenos Aires lo nombra miembro honorario de sus claustros. Dos años más tarde Quinquela se casa con su secretaria Marta Cerruti. Recibe un homenaje del Fondo Nacional de las Artes y se realiza una muestra retrospectiva de su obra en las Salas Nacionales de Exposición, en el Palais de Glace. Finalmente El 28 de enero de 1977 fallece en Buenos Aires. En el museo de Bellas Artes se le rinde homenaje en forma póstuma con 35 óleos y 6 aguafuertes.