Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El pesebre de Belén. Entre lo sagrado y lo festivo.

Esta exhibición reúne pesebres de diversos orígenes: España, Nápoles, Val Gardena, Alto Perú. Mientras algunos de ellos son fruto de la mano de un solo artesano, otros permiten apreciar la práctica “acumulativa” a través de varias generaciones, legitimando así la incorporación de todo tipo de elementos populares.

En la Capilla del Museo.
Suipacha 1422.

Lunes 23 de diciembre de 2019

El pesebre de Belén

Entre lo sagrado y lo festivo.

Hasta el lunes 17 de febrero de 2020.
Organizan: Asociación de Amigos del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco y el Centro Burgalés de Buenos Aires. Con el Auspicio de la Federación de Sociedades Castellanas y Leonesas de la República Argentina.

Orígenes
Los “nacimientos”, “pesebres” o “belenes” forman parte de las representaciones del misterio de la Natividad. La escasa información de los Evangelios canónicos acerca del Nacimiento de Cristo fue lo que llevó a buscar inspiración en lostextos apócrifos. La representación aparece primero en las catacumbas y después, en las iglesias. Aunque la insistente propagación fomentada por la orden de los Templarios influenció en su devoción, quien le dio un notable impulso fue San Francisco de Asís. En 1223 dispuso en un bosque de la región de Toscana, un altar frente a una cueva donde había un pesebre con heno, un buey y una mula, y allí se celebró la misa. En el siglo XIV, en la catedral de Barcelona se armó un pesebre y, en 1592, los Jesuitas también armaron uno en su iglesia de Praga. Con la aparición del barroco, surgió el pesebre de salón, estático y abierto al culto durante todo el año, intensificado durante los días de Navidad. Luego, surgieron los de carácter escenográfico, con figuras de cartón pintado y recortado, y pronto fueron puestos dentro de fanales y vidrieras, o globos de cristal. Así, se introdujeron en los hogares, primero en las mansiones reales y de la nobleza y más adelante se popularizaron. Desde entonces, el nacimiento es una realidad folklórica con todas sus características.

Entre lo ritual y lo festivo
Mientras que las artes plásticas muestran el tema navideño como una representación fija y vinculada a la liturgia oficial, los nacimientos son composiciones transitorias o móviles y relacionadas con la devoción familiar, que no sólo incluyen los distintos episodios de la Natividad, como la Adoración de los pastores y la Epifanía, sino también los posteriores, como la Huida a Egipto. El pesebre, poco a poco, se convirtió en un juguete con elementos profanos y populares, diverso y cambiante, entre lo ritual y lo festivo. Estas obras favorecen la libertad de los artesanos, quienes representan toda una serie de personajes. Los centros hispanos de producción popular fueron Murcia, Mallorca, Cataluña y Cádiz. En América, los centros de producción masiva estuvieron en Quito y Cusco, donde los monasterios femeninos tenían los más elaborados. Ejemplo de ello es el que perteneció al Monasterio de Santa Catalina de Sena en Buenos Aires, que se podrá apreciar en esta muestra.

Descargas

ArchivoTamañoDescargar
Dossier de la muestra
495.1 KB

Sobre medios en la Ciudad