Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

100 años de un Museo que se multiplica

Breve semblanza de la historia del Museo Fernández Blanco, los proyectos en marcha y las celebraciones por su centenario.

Lunes 1 de agosto de 2022

Breve historia y proyectos actuales

El 25 de mayo de 1922 el Museo Fernández Blanco abrió sus puertas como museo público, en el domicilio de su fundador en la actual calle Hipólito Yrigoyen 1420. Esta casona había sido cedida a la ciudad en una venta simbólica con la condición de que en ella fueran exhibidas las colecciones de instrumentos musicales y arte hispanoamericano donadas por don Isaac Fernández Blanco, coleccionista, miembro de la Junta Americana de Numismática, melómano y violinista aficionado.


Retrato de Isaac Fernández Blanco con uno de sus violines (circa 1900).

En 1936 la ciudad de Buenos Aires recibe otra importante donación de arte hispanoamericano, reunido por el arquitecto y exquisito coleccionista, Martín Noel. Como ya había sucedido con Fernández Blanco, el municipio compra por un monto simbólico el edificio de la calle Suipacha, conocido hoy como Palacio Noel, una mansión neocolonial, diseñada por el propio arquitecto en la década de 1920. Con este acervo se crea entonces el Museo Colonial.

Años más tarde, por un decreto municipal, el Museo Fernández Blanco de la calle Yrigoyen y el Museo Colonial de la calle Suipacha se funden en uno solo, y se elige como única sede al Palacio Noel. La Casa Fernández Blanco es destinada para funciones administrativas municipales y durante más de 5 décadas se vio alejada de su función original.

En una ciudad como Buenos Aires que destruyó sistemáticamente su pasado colonial, el Museo Fernández Blanco, en su sede de la calle Suipacha, se convirtió en el único reservorio dedicado a la historia y arte de ese período, con 15 salas dedicadas a las manifestaciones culturales de las distintas regiones de Hispanoamérica. En las últimas décadas, se logró recuperar la colección de instrumentos musicales del museo, que había sido prestada al Teatro Colón, dedicándose una sala a este importante conjunto.


Fachada del Palacio Noel (Diego Astarita, 2019).

A comienzos del siglo XXI el museo logra recuperar la Casa Fernández Blanco con el proyecto de convertirla en segunda sede de la institución y exhibir sus colecciones de los siglos XIX y XX. Con ese propósito se da inicio a los trabajos de restauración, puesta en valor y una lenta pero sucesiva apertura de salas de exhibición que aún continúa.


Fachada de la Casa Fernández Blanco (Diego Astarita, 2019).

Los festejos del Centenario

Los festejos del Centenario del museo incluyen la reapertura de la sede de Hipólito Yrigoyen y la inauguración de su antigua sala de música, conocida como Salón Dorado. Esto fue posible gracias al proyecto ganador de un subsidio, otorgado a la Asociación de Amigos del Museo Fernández Blanco por la Fundación American Express Internacional, a través de The Resource Fundation de los Estados Unidos. En el Palacio Noel se dará apertura a una nueva sala que albergará el gran conjunto de piezas de platería civil y religiosa, recientemente donado por los señores Rubén Martínez Avellanet y José Salvador Passanisi Vasquez.

Con el apoyo de la Dirección de Patrimonio, Museos y Casco Histórico y la Asociación de Amigos presentaremos al público el retrato ecuestre del Rey Felipe V, una de las obras pictóricas de mayor significación del acervo instituciona, restaurada por el Taller de Conservación del propio museo.

Finalmente -y siendo fieles a la clásica y extensa programación musical de la institución- presentaremos dos ciclos de conciertos: uno estará dedicado al repertorio clásico para cuerdas en el que se ejecutarán instrumentos de la colección MIFB y el otro, a la música virreinal hispanoamericana. Invitamos a todos ustedes a participar de los festejos del Centenario del Museo Fernández Blanco.

Sobre medios en la Ciudad