Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Donación Martínez Avellanet - Passanisi Vasquez

En el centenario de su creación (1922-2022) el Museo Fernández Blanco presenta al público la más grande donación de platería ingresada a su acervo en los últimos sesenta años, la colección Rubén M. Martínez Avellanet – José Salvador Passanisi Vasquez.

Jueves 13 de octubre de 2022

Donación Martínez Avellanet - Passanisi Vasquez

Curador: Gustavo Tudisco (MIFB)

A partir del viernes 14 de octubre se podrán visitar en la sede Palacio Noel las salas dedicadas a este importante conjunto de piezas de plata donadas recientemente por Rubén M. Martínez Avellanet y José Salvador Passanisi Vasquez. La colección incluye también imaginería, porcelana, mobiliario y pergaminos miniados, suma un total de 240 obras de arte.


Preservar un valor simbólico

Desde el surgimiento del coleccionismo en Argentina, hacia la segunda mitad del siglo XIX, la platería ocupó un lugar de privilegio. Tratándose de un producto urbano, devino en un referente del mundo rural, del cual provenía la riqueza del país. Dentro del proyecto de organización de un estado moderno, los enseres de plata se convirtieron en signo, su consumo no fue ya el mismo y tampoco su producción. Desde entonces, coleccionar platería fue mucho más que una elección estética, fue preservar un valor simbólico.


Rubén y José

Entre los años 1975 y 1989, Rubén M. Martínez Avellanet y José Salvador Passanisi Vasquez, posaron su mirada experta de coleccionistas de antigüedades sobre un nuevo rubro dentro de sus intereses anteriores: la platería colonial y del siglo XIX sudamericanas. Esta colección fue la que Rubén Mario y José Salvador acordaron donar, algún día, a un museo público, y hoy cumplen con su deseo honrando al nuestro.

Con la apertura de estas salas, la colección Martínez Avellanet - Passanisi Vasquez se suma entonces a una tradición ya centenaria de hacer del Museo Fernández Blanco el mayor referente del arte de la platería en la región y confirmó que, en pleno siglo XXI, los museos siguen siendo organismos vivos, en permanente crecimiento y en interrelación con la comunidad.


Las colecciones de platería del Museo Fernández Blanco

Hace cien años, un gran coleccionista, Isaac Fernández Blanco, donaba a la comuna de Buenos Aires su museo privado. Con este gesto, se abría el primer capítulo en las crónicas de uno de las principales instituciones culturales del país. Desde entonces, las colecciones de platería del Museo Fernández Blanco siguieron creciendo, alcanzando un acreditado reconocimiento internacional, gracias a la labor de funcionarios, gestores culturales, amigos del museo, empresas, fundaciones y, particularmente, al desinteresado y generoso aporte de otros grandes coleccionistas como Martín Noel (1936), Celina González Garaño (1963), Max von Buch (1978), María Rosa Bemberg (1992), Mabel y María Castellano Fotheringham (1998) y Carlos Goñi (2015), entre muchos otros.

Sobre medios en la Ciudad