Luis Zorz: filetes, tango y turf

La muestra cuenta con una colección de partituras y filetes de Carlos Wolf que ilustran la pasión del turf a través del tango y el filete porteño.

Sala Permanente del Filete Porteño, Defensa 217.
Inauguración: viernes 4 de diciembre de 2015.
Cierre: 28 de febrero de 2016.
Entrada libre y gratuita.

La colección de partituras reunidas cariñosamente por Carlos Wolf ilustra, precisamente, la pasión tanguera de poetas, músicos e intérpretes; esa pasión que tradujo admirablemente Alfredo Le Pera cuando escribió “Pero si algún pingo llega a ser fija el domingo, yo me juego entero, que le voy a hacer”.

El tango no nació precisamente en un hipódromo pero desde sus mismos comienzos miró a las pistas con interés y pasión. Los viejos tanguistas se inspiraron muchas veces no sólo en los cracks, sino también en los mismos jockeys cuyo nombre se coreaba en las tribunas hípicas.

Los filetes del maestro Luis Zorz son un lujo para las viejas y entrañables partituras rescatadas por la preocupación de Carlos Wolf. Zorz siente hondamente todo lo popular y el estallido de la perrera o del paddock no es ajeno a sus emociones. Sin duda, su alma ha vibrado al unísono con la de Wolf cuando ambos preparaban esta muestra sabia y original.


Tango y turf, dos pasiones rioplatenses, están unidas en más de 700 obras. Y es ésta una singularidad, ya que en otros países donde existe una afición turfística importante, ésta no se ve reflejada en un género musical popular.

Los primeros tangos burreros fueron escritos en los primeros años del siglo XX, y son sólo instrumentales. Posteriormente la gran mayoría tuvo letra, letras que resumen la historia de grandes emociones turfísticas, de grandes caballos que conquistaron al pueblo, de carreras memorables, de jockeys y cuidadores que supieron ganarse el corazón de los aficionados con un grado de adhesión y fanatismo sin paralelos.

En esta muestra podemos ver portadas de partituras de algunos de los 125 tangos y milongas dedicadas a conocidos o ignotos jockeys, que despertaron la admiración y el cariño de los aficionados.

Seguramente el más conocido sea "Leguisamo sólo" que fuera estrenado por Tita Merello en el sainete "En la raya lo esperamos" el 1º de octubre de 1925 en el teatro Bataclan, y que popularizara su amigo Carlos Gardel. Y quizás el más llamativo sea uno compuesto por un jockey, Manuel Lema, que lleva como dedicatoria "a un colega" y que se llama "Andá quejate".

A Leguisamo le han compuesto 18 temas, y en 50 más es mencionado. Máximo Acosta tiene 10 tangos dedicados. Mas cerca en el tiempo, Vilmar Sanguinetti y Cayetano Sauro tienen 7; Héctor Pelusa Artigas y Elías Yacaré Antunez 5; y Marina Lescano y Anibal Etchart 4 cada uno.

En este 2015 se estrenó un tango para Juan Carlos Chupino Noriega y otros dos animadores principales en la actualidad de nuestros hipódromos tiene también sus tangos: uno para Jorge Ricardo, y otros 3 para el recientemente distinguido por nuestra legislatura como personalidad destacada del deporte: Pablo Gustavo Falero.