Construyendo la Ciudad

Las fotos que se exhiben, pertenecientes a la colección “Parques y Paseos de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires” y que integran el patrimonio del Museo de la Ciudad, dan cuenta que Buenos Aires no cambió recientemente.

Vidrieras de la Sala de Exposiciones Temporarias, Defensa 223.
Apertura: miércoles 12 de abril de 2017.
Cierre: domingo 30 de abril de 2017.
Entrada libre y gratuita.

Las ciudades tienen cuerpo y alma, nombre, a veces apellido e incluso apelativos y Buenos Aires tiene todo y algunas cosas más. Denominada por Juan de Garay, su definitivo fundador, “Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre” (nombre que cambió oficialmente a “Buenos Aires” en…¡1996!) y llamada “la reina del Plata” por los orgullos porteños de las primeras décadas del siglo pasado, nuestra ciudad tiene, además, un estilo de crecimiento particular: siempre se está construyendo.

Hay ciudades que han elegido conservar el estilo arquitectónico de una época determinada, otras que han elegido o han tenido que reconstruirse y otras – como la nuestra- que han decidido transformarse todo el tiempo.

El resultado de esta dinámica está a la vista para cualquiera que la recorra: las diferencias entre tipos de construcción, estilo y época son llamativas, pero no solo entre barrios o grandes áreas, sino también entre casas o edificios de una misma manzana. Y estas diferencias, que de alguna manera expresan lo heterogéneo de la sociedad porteña, con sus distintas raíces territoriales, religiosas y hasta lingüísticas son, junto al nombre largo convertido en nombre corto y el apelativo de aire monárquico, distintivas de Buenos Aires.

Y no es un aspecto nuevo, está en los genes de la ciudad y se ha hecho manifiesto desde sus mismos inicios.

Las fotos que se exhiben, pertenecientes a la colección “Parques y Paseos de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires” y que integran el patrimonio del Museo de la Ciudad, dan cuenta que Buenos Aires no cambió recientemente, si no que siempre ha estado cambiando y que la apertura de avenidas, en ensanchamiento de calles, la construcción de plazas, la demolición de edificios y la construcción de nuevos edificios en lugar de los demolidos, ha sido desde antaño una vocación porteña.

Los invitamos a recorrer las imágenes – copias por contacto de sus originales en placas de vidrio – y les proponemos reconocer o descubrir cómo fueron hace tiempo, lugares de la ciudad que nos son familiares.