Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Hernán Soriano: Formar mentalmente una máquina

Desde 26 de octubre de 2016.

La exposición reúne las intervenciones de Soriano sobre libros y fotografías antiguas y sobre una serie de litografías del siglo XIX, extraídas de diferentes tomos de “La Ilustración Artística. Periódico Semanal de Literatura, Artes y Ciencias”, una revista publicada en España entre 1882 y 1916. Se trata de imágenes de la historia del arte occidental devenidas en receptáculos de las imaginaciones del artista. A través de un número limitado de operaciones manuales y precisas, como el dibujo, la duplicación, el corte y la traslación, Soriano manipula imágenes de la pintura europea, de los pintores prerrafaelistas, escenas pintorescas e imaginería religiosa medieval. Entre sutiles metamorfosis de rostros y cuerpos, de mapas y planisferios, crea obras que se estructuran a partir de pequeños detalles que reclaman cercanía y atención.

La Violeta, cuadro de G. Schrodter

Detrás de cada uno de estos procedimientos yace la idea rectora de "la copia", que el artista interviene: en Soriano, más que duplicado del objeto, la copia es un acto creador. “Sus intervenciones funcionan como operaciones quirúrgicas sobre la materialidad de cada soporte, que buscan perforarlos haciendo emanar nuevos sentidos de las imágenes. Un corte, la aparición de un color o de un volumen inesperado transportan las imágenes a la actualidad y las insertan en un nuevo contexto, en nuevos medios y circuitos, poniendo de relevancia su capacidad de dialogar con el presente”, señala la curadora Sofía Dourron.

Soriano trabaja a partir de la acumulación de conocimientos. De manera obsesiva y minuciosa, aprende técnicas y oficios que le permiten materializar sus ideas; investiga una multiplicidad de modos posibles para transformar los objetos que acopia cuidadosamente en su taller. Pone en funcionamiento, de modo poético, la idea de una arqueología que busca develar estructuras ocultas en las imágenes, micro-historias que se han ido sumando como capas de polvo por la acción del tiempo y que se entrelazan con sus contextos de origen.