Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Elba Bairon: Sin título

Sin título es el proyecto de mayor escala realizado hasta el momento por Elba Bairon y fue creado especialmente para el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Se puede visitar desde el 5 de octubre hasta el 4 febrero de 2018.

Sin título de una obra de contornos rectos, despojada de sus ornamentos, de sus terminaciones y de sus colores. Se trata de una construcción hermética que desafía nuestra percepción del espacio y de la arquitectura. Recorrerla produce una sensación de desconcierto, su escala, de dimensiones extrañas, demanda del cuerpo un momento de detenimiento y ajuste de coordenadas.

“Las instalaciones de Bairon conviven en un tiempo detenido, congelado en el instante preciso en el que alcanzan un equilibrio perfecto entre tensión y serenidad” explica Sofía Dourrón, cuaradora de la exposición.

A fines de los noventa los relieves en grabados y litografías de la artista se transformaron en esculturas de formas orgánicas, naturalezas muertas y abstracciones de pulidos perfectos. Estas figuras, que ponen en juego tanto curvas como direcciones en fuga, recuperan y re-inventan el lenguaje de la escultura clásica y moderna llevando al extremo la simplicidad de las formas.

El blanco de las superficies, la levedad de la figuración, la simplicidad de las líneas e incluso la ausencia de títulos hacen que sus piezas se resistan a ser nombradas; llaman al silencio.

Elba Bairon apela a nuestra capacidad de ver, oír y sentir, y de esta manera, recupera una experiencia de aquello que no se puede nombrar, que no narra el mundo, sino que lo devela.

Con esta obra, producida específicamente para la sala del segundo subsuelo del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Bairon persigue una imagen precisa en la cual rige la pureza de las formas y donde la simplicidad de las líneas trasciende la geometría. Se trata de una geometría blanda que emerge de las formas orgánicas, una “geometría afectiva” como la define la artista, “un estado de compensación de la curva”.