Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Sistemas de Retención Infantil: sillas para bebés y niños

Los bebés y los niños viajan más seguros en el asiento trasero del auto con un Sistema de Retención Infantil (SRI).

Los bebés y los niños viajan más seguros en el asiento trasero del auto con un Sistema de Retención Infantil (SRI).

¿Qué es un Sistema de Retención Infantil (SRI)?

Se llaman así a las sillas y otros dispositivos de sujeción (elevadores con arnés y elevadores) homologados para transportar a los niños de forma segura en los automóviles.

¿Quiénes deben usarlo?

Todos los bebés o niños menores de 12 años o con una altura inferior a 1.50 m (Ley N° 5.294).

¿Por qué usar Sistema de Retención Infantil (SRI)?

Usando correctamente un SRI se reduce en forma drástica el riesgo del niño de, ante un siniestro vial, sufrir lesiones graves e incluso fatales.

Los niños no tienen las mismas proporciones físicas que los adultos. Su peso corporal está distribuido en mayor proporción en la parte superior de su cuerpo. Considerando el desarrollo óseo y muscular a edades tempranas, resulta claro que los niños NO son adultos en miniatura.

El cinturón de seguridad en los vehículos sujeta de forma adecuada a pasajeros a partir de 1.20 metros de altura.

Los niños no deben viajar con cinturón de 2 puntas (abdominal) en ningún caso.

¿Qué tipo de Sistema de Retención Infantil es el adecuado para tu hijo?

Cuando adquieras un SRI recordá que:

  • Por más corto que sea tu viaje siempre debe utilizarse.
  • Debe cumplir con normas técnicas internacionales. Todo SRI homologado cuenta con sello y/o etiqueta de la norma que avala que fue probado y que cumple con exigencias tales que garantizan su seguridad.
  • Siempre que sea posible, se recomienda que el menor pruebe previamente la silla para comprobar que se adapta perfectamente a su cuerpo y que no le resulta incómoda. Asimismo, conviene comprobar que se pueda conseguir una instalación firme.
  • Hay factores determinantes en la forma en la que los SRI se sujetan al auto: la operación debe ser fácil, accesible, tiene que estar bien detallada tanto en la silla como en el manual y conviene que la silla quede con el menor juego posible en el asiento del vehículo.
  • La implementación del sistema Isofix en los autos y en las sillitas facilita la colocación del sistema de retención infantil y reduce el movimiento dentro del auto.
  • La colocación con cinturón de seguridad inercial en varias sillas, debido al modo de uso, evita que la silla realice el “efecto bisagra” ante un impacto frontal. Si la silla no está sujeta en la parte más alta o sólo posee fijación al asiento por debajo, ante un impacto frontal, el sector más alto de la silla podría volcarse hacia adelante, ocasionando lesiones al niño ante el golpe con la butaca delantera del vehículo.
  • Se debe prestar especial atención al recorrido del cinturón de seguridad sobre el cuerpo del niño: nunca debe ir por encima del cuello, siempre ha de ajustarse lo más bajo posible sobre la cabeza.

Tené en cuenta que...

El SRI debe estar sujeto firmemente al vehículo. Asimismo, los arneses que sujetan el niño al SRI deben estar correctamente ajustados.

El niño debe viajar sin ropa de abrigo en el SRI, dado que ésta puede provocar la falsa sensación de que está correctamente ajustado.

Si tenés dudas sobre el estado de un asiento o sillita infantil, ya sea porque haya sufrido un incidente o un golpe fuerte, no la uses. Los daños o desperfectos en el asiento, a simple vista inapreciables, pueden provocar que ésta se rompa en un incidente posterior. Los asientos infantiles también “envejecen” y algunos fabricantes desaconsejan usar asientos con más de cinco años. En caso de duda, consulta el manual de instrucciones de tu asiento.

¿Sabías que...?

El mejor lugar para colocar un SRI es el asiento trasero central, para protección en un choque lateral, siempre y cuando se cuente con el sistema de anclaje adecuado.

Un niño debe viajar en un SRI mirando hacia atrás hasta tener como mínimo un año de edad y pesar 10 kg. Las sillas en sentido contrario al de la marcha ofrecen mayor protección para la cabeza, cuello y columna del bebé que las sillas situadas en el sentido de la marcha. Se debe cambiar la silla para que mire para adelante cuando el bebé supere el peso máximo recomendado o la cabeza del niño sobresalga del respaldo.