Huella Alimentaria

Consejos sobre cómo evitar pérdidas de alimentos o desperdicios alimenticios.

La huella alimentaria se refiere a la disminución cualitativa o cuantitativa de alimentos destinados al consumo humano durante todo el proceso productivo Esto es, comida producida para ser consumida por el ser humano pero, que por diferentes motivos, se pierde o desperdicia, independientemente de si más tarde es empleada como alimento para animales o como energía. La pérdida de alimentos se refiere a productos que se estropean, se pierden o cuya calidad se ve disminuida durante el proceso productivo antes que lleguen al consumidor. Normalmente, tiene lugar durante la producción, almacenamiento, procesamiento o distribución. El desperdicio de alimentos se refiere a productos que terminan el proceso productivo con buena calidad y listos para su consumo, pero que aún así nunca llegan a ser consumidos ya que son descartados antes, incluso de estropearse. El desecho de alimentos tiene lugar casi siempre, aunque no de forma exclusiva, en la etapa de venta o consumo.

Actualmente se pierde el 35% de la producción anual de alimentos. Para evitar estas pérdidas, todos los ciudadanos tienen posibilidades de colaborar y reducir su propia huella alimentaria.

Cada uno de nosotros puede colaborar

  • Comprando sólo aquellos productos que necesitamos.
  • Adquiriendo productos locales y naturales.
  • Planificando las comidas familiares de acuerdo a la cantidad de comensales para evitar tirar comida en buen estado.
  • Eligiendo productos frescos, dado que los productos congelados consumen 10 veces más energía que la fresca.
  • Creando una huerta en tu casa o departamento, en una maceta de 1 metro cuadrado, hay muchas verduras que se pueden cultivar.