Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Tus Derechos

Los niños, niñas y adolescentes tenemos los mismos derechos que todas las personas. Por estar en crecimiento, nuestros derechos merecen un cuidado especial.

Todos los niños, niñas y adolescentes tenemos derechos.

Derecho a ser oído: Tenemos derecho a ser escuchados y a que nuestras opiniones se tengan en cuenta, en especial cuando se trata de nosotros.

Derecho a ser protegidos: Tenemos derecho a ser protegidos contra la crueldad, el abandono y la explotación. Nadie nos puede tratar con violencia, ni discriminarnos.

Derecho a la vida, a la dignidad e integridad personal: Tenemos derecho a disfrutar la vida, a ser cuidados, a tener una vivienda y una buena alimentación. Tenemos derecho a que se respete nuestra intimidad.

Derecho a la identidad: Tenemos derecho a que se respete nuestro nombre, forma de vestir, nuestros deseos, historia, valores y creencias; todo forma parte de nuestra identidad.

Derecho a la igualdad: Tenemos derecho a tener las mismas oportunidades .No importa el color de nuestra piel, nuestra religión, condición física y el lugar donde vivimos. Todos podemos decir lo que pensamos y lo que sentimos.

Derecho a la educación: Tenemos derecho a ir a la escuela, a tener tiempo para estudiar, y a pensar por nosotros mismos.

Derecho a la salud: Tenemos derecho a que se nos brinde la atención necesaria para cuidar de nuestra salud, a que se nos de información en un lenguaje que podamos comprender y que nos cuiden cuando estamos enfermos.

Derecho a la recreación, juego, deporte y descanso: Tenemos derecho a jugar, divertirnos, descansar, hacer deportes, y realizar todo tipo de actividades recreativas.

Derecho a la convivencia familiar y comunitaria: Tenemos derecho a vivir con nuestra familia y en nuestra comunidad, que nos quieran y nos respeten.

Derecho a no ser explotado: Tenemos derecho a jugar, divertirnos, educarnos y descansar. Ningún niño, niña o adolescente que tenga menos de 16 años debe trabajar.