Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Sandra llegó a EE UU en excelentes condiciones y comenzó su período de cuarentena

La oranguntana que vivía en el Ecoparque porteño ya está en la Institución Zoológica “Sedgwick County Zoo”, en la ciudad de Dallas. Luego se sumará al santuario “Center for Great Apes”, en el estado de Florida.

Viernes 27 de septiembre de 2019

Sandra, la orangutana que vivía en el Ecoparque porteño, llegó en excelentes condiciones a la Institución Zoológica “Sedgwick County Zoo” después de un largo viaje que comenzó el pasado jueves, después del mediodía.

“She's here, and doing great” (Ella está aquí, y está muy bien) anunciaron las autoridades sanitarias cuando el avión llegó a Dallas, e inmediatamente se le ofreció agua de coco y uvas, su fruta favorita.

Sandra estuvo acompañada por su cuidador, su veterinario y un funcionario que asiste los temas administrativos

Sandra llegó a EE UU en excelentes condiciones y comenzó su período de cuarentena

Luego fue trasladada a un camión acondicionado especialmente para que la orangutana siga su camino hasta la cuarentena. Durante ese trayecto, el transporte se detuvo periódicamente para abastecer con agua a Sandra y para tener contacto con ella.

Luego de la cuarentena, Sandra se sumará al santuario “Center for Great Apes” que funciona hace 31 años en un predio ubicado en la zona rural de Wauchula (una zona boscosa y húmeda), en el estado de Florida (Estados Unidos) y posee una superficie total de 40 hectáreas.

Sandra nació en 1986 en Alemania, tiene 33 años y desde 1994 hasta este jueves residió en el Ecoparque porteño. Tras el comienzo del proceso de transformación del ex Zoológico de Buenos Aires en un Ecoparque, Sandra fue retirada de la zona de visitantes y se intensificaron los trabajos de enriquecimiento ambiental para garantizar los estímulos cognitivos necesarios para su mayor bienestar.

Durante el último año, Sandra recibió sesiones diarias con cuidadores y veterinarios que permitieron realizarle todos los controles médicos y reducir los niveles de estrés durante su traslado al santuario en EEUU.

Sobre medios en la Ciudad