Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Un dictamen para que los vecinos puedan instalarse definitivamente en el Barrio 31

Tras un año de trabajo en conjunto, empezó la recta final para reglamentar la Ley 3.343, un paso fundamental para que los habitantes vivan mejor y paguen según sus posibilidades.

Lunes 16 de julio de 2018

La Ciudad está ante un momento histórico para toda la comunidad del Barrio 31. Pronto se presentará el Dictamen en la Legislatura, un paso fundamental para que todos los vecinos puedan permanecer de manera definitiva en el barrio, viviendo mejor y pagando según sus posibilidades.

Hacé click y respondemos tus dudas sobre el Dictamen »

En el año 2009 se sancionó la Ley 3.343 que dispone la urbanización del Barrio 31. Esto implica dos derechos fundamentales para todos los vecinos: el arraigo y la solución habitacional. Es decir, tener una vivienda definitiva dentro del barrio. En el artículo 5 de la ley, se ordena la creación de una Mesa Participativa para que redacte un Dictamen que reglamente cómo deben garantizarse esos derechos.


Esa Mesa se reunió durante el 2010 y el 2011 y elaboró un Dictamen que sin embargo no consiguió fuerza de ley. Retomando el trabajo de la Mesa, y convencidos de que la integración del barrio con la Ciudad solo es posible con la reglamentación de la ley, la Ciudad y el Barrio comenzaron el camino de redacción del Dictamen definitivo.

Durante el 2017 se realizaron 40 encuentros y asambleas en todos los sectores del barrio y se entregaron 900 temarios del Dictamen para que todos pudieran participar del proceso. Esas reuniones fueron con actores variados para garantizar la pluralidad de voces: vecinos, delegados, consejeros, cooperativas, organizaciones sociales. Fue un camino escalonado, donde se comenzó con los primeros encuentros para retomar este proceso y difundir su importancia, hasta asambleas donde se documentaron propuestas concretas trabajadas según tres ejes temáticos.


En base a todas las propuestas documentadas, en el 2018 se avanzó en la redacción del texto del Dictamen, continuando con la lógica participativa a través de diferentes espacios. Por un lado, sesionó una Mesa Técnica compuesta por miembros de ACIJ, CEAPI, UBA, Gino Germani, Consejeros del Barrio Carlos Mugica, Defensoría General, Defensoría del Pueblo, Asesoría Tutelar, Ministerio de Planeamiento Urbano, Secretaría de Integración Social y Urbana, Urbana Tevé, Mesa Participativa y Rotativa, y Mesa Histórica por la Urbanización.

También hubo 26 instancias en todos los sectores del barrio convocadas por consejeros, delegados y vecinos, a través de las cuales se difundió el borrador del proyecto de ley. Y, a su vez, hubo 11 reuniones en el marco de la Mesa Ampliada convocando al sistema político del barrio, vecinos, y referentes de las mesas por la urbanización.


Presentar el Dictamen en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires es un paso histórico para el Barrio 31 que, además de reglamentar de manera definitiva la urbanización, trae beneficios concretos para toda la comunidad:

Todos los vecinos podrán tener una vivienda definitiva en el barrio: ya sea haciendo un mejoramiento en la vivienda o a través de una vivienda nueva. Todas las relocalizaciones se harán velando por la solución habitacional definitiva, garantizando una vivienda acorde a la composición familiar.

Todas las familias tendrán su título de propiedad: el Gobierno se hará cargo del costo del título y el Dictamen formalizará la situación de tenencia de los vecinos.

Las familias pagarán según sus ingresos: los pagos se harán en cuotas mensuales, fijas, en pesos y no podrán superar el 20% de los ingresos totales del grupo familiar. Se subsidiará a quienes no puedan pagar, reemplazando aquellas cuotas con capacitaciones que permitan una salida laboral.

El polígono se va a agrandar: pasará de tener 40 hectáreas a 72 hectáreas, para satisfacer la necesidad de viviendas nuevas y equipamientos en beneficio de toda la comunidad.

Todo el barrio accederá a los servicios básicos: hacemos obras de infraestructura integradas con el resto de la Ciudad, coordinando con las empresas de servicios para que puedan mantenerlas en el tiempo.

El transporte público va a ingresar al barrio: se están consolidando las vías de circulación para que el transporte público pueda transitar dentro del barrio.

Fortalece el empleo y las actividades económicas: se formalizarán y potenciarán las actividades existentes, titulando y habilitando los comercios, y ofreciendo oportunidades de formación y capacitación para todos los vecinos. Además, cualquier emprendimiento que se incorpore al barrio deberá promover el empleo de sus habitantes.

Aumenta las vacantes para que todos puedan estudiar: las construcciones del Polo Educativo María Elena Walsh, del Polo Mugica y de un nuevo jardín de infantes en el barrio generarán 933 nuevas vacantes para que más niños, jóvenes y adultos puedan terminar la escuela.

Mejora el acceso a la salud: los tres nuevos centros de salud garantizarán atención cercana para todos los vecinos, con mayor horario de atención y más consultorios.

Hacé click y respondemos tus dudas sobre el Dictamen »

Sobre medios en la Ciudad