Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El alcohol altera tus sentidos: si manejás, no tomes

La Ciudad contribuye durante las fiestas a la toma de conciencia sobre el peligro de manejar tras haber consumido alcohol.

Martes 31 de diciembre de 2019

"Que las fiestas nos unan. Separemos manejar de tomar alcohol". "El alcohol altera tus sentidos: si manejás, no tomes".

Con estas cosignas, la Ciudad contribuye durante la época de las fiestas de Año Nuevo a la toma de conciencia sobre el peligro que implica manejar tras haber consumido alcohol.

Es que tomar alcohol y manejar aumenta el riesgo de accidentes: está comprobado que el consumo de bebidas alcohólicas perturba el sentido del equilibrio y el cálculo de las distancias, disminuye el campo visual, además de aumentar la fatiga y el sueño.

 si manejás, no tomes

Efectos nocivos del alcohol

El alcohol es una sustancia psicoactiva y un depresor del sistema nervioso central. Los efectos y riesgos dependen de qué, cuándo y con qué frecuencia se toma, las mezclas de bebidas realizadas y las características particulares de la persona que lo consume.

Según información del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el alcohol produce dependencia física y psíquica y su consumo habitual en el tiempo puede provocar daños en hígado, páncreas, estómago, corazón y cerebro.

"Cuando una persona “aguanta” un gran consumo de alcohol no significa que lo controla, sino que su organismo se ha acostumbrado a él", explica el sitio web del Ministerio y agrega: "Si un organismo se acostumbra al alcohol, la ausencia del mismo produce Síndrome de Abstinencia (sus síntomas van desde temblores, ansiedad, sudoración, náuseas, hasta pérdida de conciencia y alucinaciones, entre otros)".

Hay que considerar que el ritmo de eliminación del alcohol es de 7-8 gramos por hora y, contra lo que suele suponerse, tomar café, mojarse, ducharse con agua fría, hacer gimnasia o transpirar no sirven para reducir la cantidad de alcohol en la sangre.

Los efectos nocivos se potencian si se mezcla el alcohol con otras sustancias o drogas.

Si un amigo o familiar no puede controlar su relación con el alcohol, puede aconsejársele ver a un profesional del Servicio de Ayuda en Drogas y Alcohol (SADA) 4861-5586, que atiende de lunes a viernes de 8 a 20 horas. También se puede acercar a uno de los Centros de atención en adicciones porteños.

Cómo ayudar a quien bebió en exceso

  • No dejarlo/a solo/a.
  • Evitar que pierda la conciencia y se duerma, obligarlo/a a caminar, hablarle.
  • Dale tragos breves de agua natural, nunca café o alcohol.
  • Si se acuesta, ponerlo/a de costado para que, si vomita, no se ahogue.
  • Si tiene un ataque o espasmo, tratar de que no se lastime, que no se caiga, ni se muerda la lengua.
  • Si no puede evitarse que se duerma, cuidarlo/a hasta que se despierte.
  • Controlar que no se enfríe; abrigarlo/a para evitar que sufra una hipotermia.
  • Si no respira, hacerle respiración boca a boca.

Sobre medios en la Ciudad