Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Tobilleras electrónicas para violencia de género y arresto domiciliario

La Subsecretaría de Justicia gestiona los dispositivos de geoposicionamiento que permiten monitorear en tiempo real que las órdenes judiciales que establecen perímetros de protección y arrestos domiciliarios sean cumplidas.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de la Subsecretaría de Justicia, gestiona las tobilleras de geoposicionamiento, un dispositivo para prevenir la violencia de género y facilitar los arrestos domiciliarios, que se utiliza en los casos en que los jueces o fiscales del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires lo requieran.

Descargá el formulario para Tobilleras de Género

Descargá el formulario para Arresto domiciliario

En los casos de violencia, el uso de tobilleras electrónicas de geolocalización que se le colocan al agresor permiten brindar más seguridad a las víctimas de violencia de género, asegurando que éste no ingrese a las zonas fijadas por los magistrados y/o fiscales que ordenan cada medida preventiva. Tanto el agresor como la víctima reciben además un aparato receptor que funciona como un teléfono celular con GPS.

El dispositivo de geolocalización permite monitorear en tiempo real que las órdenes judiciales sean cumplidas.

El uso de los dispositivos de geolocalización permite la fiscalización del cumplimiento de las órdenes judiciales en tiempo real por el Centro de Monitoreo, ubicado en Chacarita, los 365 días del año las 24 horas del día.

El dispositivo funciona como una medida preventiva en la cual se establece por orden judicial un perímetro que prohíbe el ingreso a esa zona de exclusión. En caso que trasgreda esa orden, le surge una alerta al operador del Centro de Monitorio, quien tiene que arbitrar los medios necesarios para que llegue un móvil policial al lugar y disuadir al agresor de acercarse a la víctima.

Los nuevos aparatos brindarán la ubicación exacta de las personas, garantizando la integridad de las víctimas de violencia de género.

Si el agresor no cumple con la orden, le surge a la víctima en su transmisor el alerta que le indica que el agresor se encuentra ‘muy próximo’ y el personal del Centro llama a la víctima al celular para contenerla hasta que se pueda persuadir al agresor que se retire de la zona y/o arribe el móvil policial.

Para el funcionamiento de este sistema se adquirió la más avanzada tecnología, a través de un proceso de licitación pública. Además, los operadores fueron seleccionados y capacitados para brindar el más eficiente y eficaz servicio en una materia de tanta sensibilidad para nuestra sociedad.

En los casos de arresto o prisión domiciliaria, el dispositivo se colocará al procesado/condenado y se instalará en su domicilio una unidad fija.

Estos dispositivos también se utilizan para garantizar el cumplimiento del beneficio de la prisión domiciliaria, otorgado a procesados o condenados por la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires que reúnan los condiciones para gozar del mismo.

Las tobilleras electrónicas poseen un geolocalizador que transmite la ubicación del detenido las 24 horas los 365 días del año al Centro de Monitoreo; desde allí, cualquier irregularidad es comunicada inmediatamente a la Justicia.

Para la asignación de tobilleras, los distintos juzgados y fiscalías de la Ciudad deberán seguir el “Protocolo de Uso de Dispositivos de Geoposicionamiento para temas de Violencia de Genero y Arresto Domiciliario”, reglamentado por el Ministerio de Justicia: entre otras cuestiones, tener en cuenta que para los casos de violencia de género se requiere una distancia mínima de 500 metros entre el/la agresor/a y el/la damnificado/a y aclarar si la víctima tiene asignado botón antipánico y/o consigna judicial.

Descargá el formulario para Tobilleras de Género

Descargá el formulario para Arresto domiciliario