Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Prevención y primeros auxilios en la vía pública

En casos de descompensaciones, los Agentes de Prevención brindan contención hasta la llegada de ayuda médica.

Viernes 29 de enero de 2021

En la Ciudad, todo el año, los vecinos que sufran algún malestar repentino en la vía pública pueden recurrir a los Agentes de Prevención, listos para asistirlos con primeros auxilios y pedir ayuda médica. En verano, los casos más frecuentes de descompensación se deben a las altas temperaturas: golpes de calor, desajustes en la presión arterial, lipotimia.

En sus recorridas diarias por las zonas con mayor circulación como avenidas comerciales y terminales de ómnibus de media y larga distancia, los Agentes de Prevención también están atentos a la salud de la comunidad. Cuando detectan vecinos con signos de mareo, debilidad o desvanecimiento, se acercan a ofrecer atención primaria.

Mientras comunican la novedad al 911 y llaman al SAME, alejan a la persona de posibles tumultos, buscan sombra, la ayudan a sentarse, le dan agua, le colocan compresas frías o, según el caso, la hacen elevar las piernas, para recomponer el flujo sanguíneo, o le practican reanimación cardiopulmonar. Todo, según la capacitación que reciben en el Instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP). Al momento del arribo del personal del SAME, los Agentes de Prevención colaboran con el desvío de peatones y tránsito para dejar trabajar al personal médico. Luego del diagnóstico y la eventual medicación, con el vecino ya recuperado, pueden acompañarlo -por precaución- a finalizar un trámite, hasta la puerta de su casa, o bien esperar hasta que alguien de confianza pase a buscarlos.

Para prevenir estas situaciones y disfrutar de un verano sin riesgos, el Ministerio de Salud de la Ciudad recomienda:

  • No exponerse al sol en exceso, ni en horas centrales del día (entre las 11 y las 17).
  • Reducir la actividad física.
  • Usar ropa holgada y de colores claros, sombrero y anteojos oscuros.
  • Aumentar el consumo de líquidos, sin esperar a tener sed, para mantener una hidratación adecuada.
  • Evitar comidas muy abundantes; ingerir verduras y frutas.
  • Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.

Sobre medios en la Ciudad