La resiliencia urbana

Es la capacidad para sobrevivir, adaptarse y crecer haciendo de una ciudad mejor para el beneficio de todos sus ciudadanos.

La resiliencia urbana es la capacidad de las personas, comunidades, instituciones, empresas y sistemas que se encuentran dentro de una ciudad para sobrevivir, adaptarse y crecer, independientemente de los tipos de tensiones crónicas e impactos agudos que experimenten. Consiste en hacer mejor a una ciudad para el beneficio de sus ciudadanos, en especial de aquellos más vulnerables.

Los impactos son eventos disruptivos que ocurren en un momento determinado como inundaciones, olas de calor, fallas de infraestructura, brotes de enfermedad, entre otros.

Las tensiones, por su parte, son factores que generan presión y debilitan la ciudad de forma cíclica como la falta de vivienda, fallas en el sistema de transporte, violencia, desigualdad, entre otros.

La resiliencia le permite a las ciudades evaluar la exposición a impactos y tensiones específicos, desarrollar un plan proactivo e integrado que aborde dichos desafíos y responder ante ellos de manera más efectiva, tanto a corto como a largo plazo, para todos sus habitantes.

En 2016 Buenos Aires fue seleccionada para formar parte de la iniciativa global, impulsada por la Fundación Rockefeller, que buscar preparar a 100 ciudades alrededor del mundo para enfrentar los retos sociales, físicos y económicos.

Galería de imágenes