Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Buenos Aires y París lideran un diálogo urbano global

Por Fernando Straface, Secretario General y de Relaciones Internacionales de la Ciudad

Jueves 5 de julio de 2018

Tarde o temprano, toda política pública se urbaniza, porque es en las ciudades donde se concentra la población, donde más se produce riqueza y donde emerge la innovación. Las ciudades son el motor de la economía, y una caja de resonancia cuyos atributos terminan caracterizando a los países. Si todo fenómeno tiene una dimensión física, todo fenómeno social, o casi todo, tiene una dimensión urbana.

Conscientes de esta centralidad de las ciudades, desde hace un año París y Buenos Aires impulsan el Urban 20 (U20), un grupo que reúne a los alcaldes de las 25 ciudades principales de los países del G20 para alimentar el diálogo de esas naciones con una perspectiva urbana. En estas ciudades viven 153 millones de personas y se generan más de 10,5 trillones de dólares, un PIB per cápita cercano a los US$ 70.000.

Los alcaldes del U20 ya están definiendo una mirada común que elevarán a los líderes de las principales naciones en octubre, en Buenos Aires. Los temas de trabajo son fundamentales para las ciudades, y por ello para sus países: la acción por el clima, los empleos del futuro, la integración social, la igualdad de género y el acceso al financiamiento en el nivel subnacional.

Buenos Aires fue un agente activo en la definición de esta agenda, que toca temas de alcance mundial y que nos afectan directamente, a nivel local. Preguntarse por la acción por el clima es hacerlo por cómo construir una ciudad resiliente, que pueda mitigar los riesgos de los fenómenos de origen natural pero que pueda también integrar exitosamente a sus ciudadanos. Una integración que incluye la igualdad de género y la convivencia de lo desigual. Preguntarse por los empleos del futuro es también poner el foco en la educación actual, y en el perfil productivo de la ciudad, otra manera de pensar en el futuro de sus habitantes.

Que los alcaldes se reúnan en Buenos Aires un mes antes de que lo hagan los presidentes del G20 es una gran oportunidad de participar de los debates que darán forma al mundo en el que deberemos movernos de aquí en más. Es integrarse en el grupo de los que hacen y deciden, y aprovecharlo para aportar una mirada latinoamericana y del sur global a los temas que golpean cada rincón de nuestro planeta. Recientemente, Buenos Aires entró al pelotón de las 25 ciudades más influyentes del mundo, según un índice de la consultora de gestión global A.T. Kearney. Catorce de esas 25 ciudades integran el U20, incluidas Nueva York, Londres, París y Tokyo, que lideran el ranking.

Ser anfitriones e impulsores activos del U20 es también sumar poder blando para la Argentina. Las ciudades son sinécdoques de sus países: la parte que define al todo. Para los extranjeros que las visitan, Nueva York, París y Estambul derraman atributos a Estados Unidos, Francia y Turquía. Tanto el país como la ciudad están aprovechando que muchas redes internacionales pasen hoy por aquí; es una forma de hacernos presentes, de intervenir, de transformarnos durante un tiempo en el punto de encuentro, el lugar donde estar, el centro donde confluyen las decisiones de políticas.

El U20 reafirma la vocación de Buenos Aires como ciudad global. Es también un indicador de la exitosa reinserción internacional de nuestro país.

Publicada en Diario Perfil

Sobre medios en la Ciudad