Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Viviendas nuevas en YPF

Estamos construyendo más de 1.000 viviendas para las familias que viven debajo de la Autopista Illia.

En total estamos construyendo 26 edificios en el Sector YPF, que está ubicado dentro del polígono del Barrio 31. En su interior, las viviendas están construidas en bloques de hormigón; con materiales de alta tecnología que constituyen viviendas sustentables y de calidad. Se trata de un sistema de construcción en seco, que dentro de sus beneficios presenta la facilidad y rapidez a la hora de realizar reparaciones, sin necesidad de romper paredes ni generar suciedad.

Además, las paredes tienen una mayor capacidad de aislación sonora y térmica, lo cual se traduce en un ahorro notable de energía. Lo mismo sucede con las puertas-ventanales y las ventanas, que están conformadas con marcos de PVC y doble vidrio hermético. El baño cuenta con revestimiento y piso cerámico; y la cocina, en el sector de la mesada, con cerámico blanco en la pared.

Las nuevas viviendas cuentan con agua fría y caliente aún ante cortes de luz ya que cuentan con la instalación de paneles fotovoltaicos y termotanques solares: un hito de utilización de energías renovables para la Ciudad de Buenos Aires. Esto permite también un ahorro en el pago de servicios de la mano con el Plan Integral de infraestructura del Barrio 31.

“Antes, el espacio estaba lleno de contenedores y bloques. Hoy, es un desierto de barro y esqueletos de hormigón. Hoy es un lugar lleno de vida y colores alegres.” Carolina Molinari, arquitecta de la Secretaría de Integración Social y Urbana.

Además de las viviendas, estamos haciendo obras de infraestructura para que todas las familias accedan a los servicios básicos, y más de 10.000m2 de nuevos espacios públicos. Hay plazas con juegos para que los niños y las familias puedan disfrutar de actividades al aire libre y puntos de encuentro para que los vecinos compartan momentos en comunidad. Además, la cercanía con el Polo Educativo María Elena Walsh significa una gran oportunidad para los comerciantes que se mudan, ya que 2.200 personas trabajan en el Ministerio de Educación de la Ciudad y son potenciales consumidores de productos y servicios.

La construcción de las viviendas va de la mano de un proceso social que transitamos junto a las familias. Realizamos relevamientos para conocer tanto la composición familiar y su acceso a la educación, la salud y el trabajo, y también las cuestiones técnicas y estructurales de la vivienda actual. A su vez desarrollamos talleres donde trabajamos juntos cuestiones vinculadas a las características de las nuevas casas, la convivencia, la adaptación de las actividades económicas, entre otros temas.

"Creo que mudarme me va a ayudar bastante. Necesito un lugar seguro para mí, es una buena razón para salir de este ámbito y vivir mejor junto a mi tía y mi abuela", Leyla, vecina del Bajoautopista.