Programas IVC

Regularización domineal: Puesta en marcha del programa “Mi Propiedad”, donde a través de la modernización de procesos y relevamiento de unidades escriturables se comenzó a trabajar en campo sobre todos los complejos urbanos competencia del IVC.

Poder gestionar la regularización dominial de modo eficiente, y en tiempos razonables, es una de las prioridades del IVC. El proceso requiere relevar el estado ocupacional de cada una de las unidades funcionales, poniendo en marcha un mecanismo que culmina en la escrituración de cada inmueble a favor del beneficiario correspondiente. Se debe cumplir, indefectiblemente, con un número específico de pasos y con la intervención de sendos actores que participan en el registro, identificación, aprobación y final adjudicación de cada unidad funcional, de modo transparente y ordenado. Sin embargo, es imperioso reducir los tiempos de gestión para poder avanzar en el otorgamiento de cada vivienda. La administración pública debe estar al servicio de la gestión y no viceversa.

La exclusión de los derechos de propiedad de los sectores más vulnerables de la sociedad genera una situación de informalidad, falta de compromiso y cuidado de las viviendas, así como una sobrecarga en el Estado que permanece como garante sobre esos terrenos. El sentido de pertenencia que brinda el acceso a la vivienda y la escrituración formal de una unidad funcional incorpora a los nuevos propietarios al sistema económico, revalorizan el precio de la vivienda y permite regularizar el pago de impuestos.

Por ello, durante el año 2012 el IVC planteó como objetivo lograr la escrituración de 3000 unidades funcionales. A través de esta política de modernización se buscó dar respuesta a la situación irregular de miles de familias que verán cumplido el acceso digno a una vivienda para el normal desarrollo de su familia y en cumplimiento de derechos básicos del ser humano.

El IVC se encuentra avanzando sobre un plan de reestructuración del proceso de regularización dominial, habiendo alcanzado más de 2500 casos en proceso durante los primeros meses transcurridos del año 2012. A través de herramientas de digitalización e informatización se busca incorporar soluciones de tecnología a cada etapa del proceso. A nivel barrial se busca acompañar estas medidas con obras de mejoras y servicios de alumbrado, barrido y limpieza que concientice a la comunidad, revalorice el barrio generando sentido de pertenencia y propicie la formación de consorcios y organizaciones internas. Estas acciones han permitido gestionar las escrituraciones de un modo mucho más transparente y ordenado, generando archivos de respaldo e informes de gestión para cada proceso de adjudicación de unidades funcionales.

Asimismo, a través del decreto 512/2012, se ha impulsado la reglamentación de la Ley 3902, que la Legislatura sancionara en 2011. Esto permitirá el pleno ejercicio de los derechos previstos en la ley, dándole un marco normativo específico a aquellas situaciones que no la tenían, como así también la agilización y simplificación de los procesos para la regularización dominial.