Vivero

Creado en 1917 con el exclusivo fin de ornamentar poblando de árboles y flores los espacios verdes, el Vivero hoy en día constituye un espacio natural único en la ciudad, ubicado al noroeste del Parque en una extensión de 6 hectáreas.

En 1917, las autoridades entendieron la importancia de la parquización y crearon el vivero que hoy se encuentra en el sector noroeste del Parque Avellaneda. El objetivo era claro: el Vivero produciría los árboles y las flores que ornamentarían los espacios verdes de la ciudad.

El Vivero ocupa hoy 6 hectáreas. En lo que fue su primer invernáculo, ahora se producen coníferas y palmeras que, a los seis meses, pasan a la zona de vidrieras. Allí, en esos canteros con árboles en crecimiento, enfrentan los primeros devenires climáticos, siempre al cuidado de los viveristas, quienes a través de su trabajo minucioso y apasionado protegen, riegan y controlan día tras día el crecimiento de los distintos ejemplares.

Cuando las plantas crecen y ganan fuerzas, ya están preparadas para vivir en distintos ambientes de la ciudad.