Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Mercado FIBA

Una ventana al mundo para las producciones teatrales y lxs artistas nacionales.

El Mercado FIBA es una plataforma de visibilidad para los programadores extranjerxs. Internacionalizar al sector de las artes escénicas y posicionar a lxs artistas argentinxs en el panorama mundial de festivales: ese es el principal objetivo de esta sección del Festival que cada año congrega una enorme cantidad de programadores en Buenos Aires, dispuestxs a entrar en contacto con lxs artistas locales. Pero este año la dinámica se vio alterada por razones obvias, y esto nos obliga a volvernos más creativxs –aún más– y a tratar de entender de qué se trata un mercado de artes escénicas.

Mientras deseamos que en un futuro cercano se reactive el movimiento de artistas debido al cierre de fronteras, seguimos apostando a ponerlxs en relación para generar una dinámica de entrecruzamiento, y así tener la posibilidad de exportar ideas, conceptos y métodos de trabajo.

Por eso desde Mercado FIBA estimulamos a lxs artistas locales en el desarrollo de estrategias que les permitan posicionarse en el mercado global, a través de diferentes instancias. Por un lado están los pitchings, que son encuentros en vivo entre unx artista y un grupo de programadores. Pero, más importante aún, también está todo lo que no es sincrónico. FIBA les ofrecerá a lxs programadores participantes una serie de herramientas para poder acceder a las propuestas de nuestrxs artistas. En primer lugar, las producciones concretas que nutren la programación de esta edición del Festival, pero también una serie de “autorretratos” por medio de los cuales lxs artistas locales se presentan al mundo para mostrar una dinámica de trabajo, un modo de comprender el lenguaje escénico y una técnica particular de producción y montaje de obra. Así, tanto la técnica como el proyecto puntual llegarán a más de trescientos programadores, quienes, con sus tiempos y desde sus propios territorios, podrán entrar en contacto con la producción local a lo largo de todo el año.

Es por eso que creemos fervientemente que en estos mercados no se vende: se pone en circulación una estética y una poética.