Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El Obelisco cumple 86 años

Para festejarlo, este lunes 23 de mayo un grupo de vecinos y vecinas subirá a la cima del monumento. Además, se instalarán bastidores con imágenes de archivo y datos históricos, que se podrán ver durante toda la semana.

Lunes 23 de mayo de 2022


El lunes 23 de mayo, el Obelisco cumple 86 años, y para festejarlo un grupo de vecinos y vecinas convocados por Participación Ciudadana subirá a la cima del monumento y se instalarán cuatro bastidores con imágenes de archivo y datos históricos, que se podrán ver durante toda la semana.

El Obelisco cumple 86 años

El Obelisco está ubicado en la Plaza de la República, fue creado por el arquitecto Alberto Prebisch e inaugurado en 1936 para celebrar los 400 años de la primera fundación de Buenos Aires. Hoy en día es Monumento Histórico Nacional, lo que significa que se debe resguardar y preservar su exterior que fue puesto en valor el año pasado. Además, es el ícono porteño por excelencia.

Actividades programadas

El Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana realizará algunas actividades en el Obelisco, tanto el 23 de mayo como a lo largo de la semana:

● El 23/05, desde las 8 hasta las 13 hs, se invitará a vecinos y vecinas a subir a la cima del monumento.
● Del 23 al 27/05, se instalarán cuatro bastidores con imágenes de archivo y datos históricos que se colocarán alrededor de su perímetro.

Puesta en valor del Obelisco en 2021

Los trabajos se dividieron entre los que se realizaron estrictamente sobre la fachada del Obelisco y los que se realizaron sobre la reja que protege al mismo:

Trabajos sobre la fachada del Obelisco

• Hidrolavado de la estructura: con la utilización de una manguera con agua a presión se realizó la limpieza de la estructura para eliminar todos aquellos residuos presentes (que pueden ser restos de tiza y otros elementos orgánicos e inorgánicos).
• Retiro de vegetación y revoque mal adherido: se retiraron aquellos restos de material que no estaban del todo adheridos a la estructura y de vegetación.
• Pintura de toda la fachada del Obelisco: se realizó una primera mano que incluyó un porcentaje de pintura antigraffiti, un material que protege la superficie de futuras manchas, de fácil lavado y resistente a los cambios de clima. Luego se realizó una segunda mano; en las caras del Obelisco se usó látex acrílico (pintura color Piedra París) y en la totalidad del escudo se aplicó una pintura esmalte. Como tercera y última mano se aplicó una laca a modo de protección en las letras bajo relieve.

Trabajos en las rejas del Obelisco

• En primer lugar se realizó un tratamiento (decapado) para remover el material actual y así llegar al metal puro de las rejas.
• Luego se aplicaron dos manos de convertidor de óxido y dos de esmalte sintético para proteger la estructura de las rejas.
• Los trabajos fueron realizados por la Cámara de Empresarios Pintores y Restauraciones Afines de la República Argentina (CEPRARA), bajo la supervisión del Gobierno de la Ciudad. Es la novena vez que CEPRARA pintó el Obelisco.

El Obelisco tiene una altura de 67,5 metros y cuenta con una escalera marinera de 206 escalones con siete descansos que lleva a la cúspide

Historia del Obelisco

Creado por Alberto Prebisch, el Obelisco fue inaugurado en 1936, luego de 60 días de trabajo en el que participaron 157 operarios, con motivo de celebrarse los 400 años de la primera fundación de Buenos Aires.

Se ubica en el lugar donde fue izada por primera vez la bandera nacional en la Ciudad, eemplazado en la Plaza de la República, en la intersección de las avenidas Corrientes y 9 de Julio.

Tiene una altura de 67,5 metros y cuenta con única puerta de entrada (mirando hacia la Avenida Corrientes en dirección oeste), detrás de la cual hay una escalera marinera de 206 escalones con siete descansos que lleva a la cúspide, donde se pueden encontrar cuatro ventanas con persianas metálicas a las que se llega por una escalera marinera de 206 escalones con siete descansos cada ocho metros, y uno a 6 metros. Las ventanas son visibles desde la calle, y ofrecen una gran vista de la Plaza República y el resto de la Ciudad.

Originalmente estaba revestido con lajas de piedra blanca calcárea de Córdoba, que en 1939 fueron reemplazadas por revoque, ya que algunas se desprendieron.

Además, es el escenario principal de los acontecimientos históricos porteños; y desde su cúspide, se pueden obtener las mejores vistas de la Ciudad.

FOTOGALERÍA

Sobre medios en la Ciudad