Pluviales

Conocé cómo funciona la red pluvial.

La red pluvial es un sistema de conductos subterráneos que permite recolectar el agua de lluvia para luego llevarla a las zonas de descarga donde no puedan afectar a los vecinos. Esta red, de aproximadamente 900 kilómetros, está compuesta por cuatro elementos: las cunetas, los sumideros, los nexos y los conductos subterráneos. La Dirección General del Sistema Pluvial es la encargada de realizar los trabajos de mantenimiento y reacondicionamiento de todos los elementos que componen la red para asegurar su correcto funcionamiento.


¿Cómo funciona la red pluvial?

Cuando llueve, el agua que cae sobre la ciudad (o caudal pluvial) comienza un recorrido a través de las cunetas de las calles, que funcionan como canales a cielo abierto, hasta que es absorbida por los sumideros. Estos son las típicas aberturas horizontales que se encuentran en los cordones de las veredas y que permiten que el agua se retire de la superficie de la ciudad.

Los sumideros están conectados a un nexo que dirige al agua hasta los grandes conductos que se encuentran bajo tierra, a través de los cuales también circulan los caudales de algunos de los arroyos más importantes de la ciudad, que fueron entubados para evitar que sus aguas rebalsen sobre las calles de la ciudad como consecuencia de las lluvias intensas. A través de los conductos, los arroyos son llevados hasta las desembocaduras originales de sus cuencas y a su caudal se le suma aquel que proviene del agua de las lluvias y que es captada por los sumideros.

La Ciudad está atravesada por 12 arroyos que conforman 11 cuencas distintas: Medrano, Vega, White, Maldonado, Radio Antiguo, Ugarteche, Boca-Barracas, Ochoa- Elía, Erézcano, Cildáñez y Larrazábal-Escalada. Gracias a la red pluvial, el agua de lluvia se suma al caudal de estos arroyos, que son conducidos hasta las desembocaduras de sus respectivas cuencas.

Galería de imágenes