Planta de PET

La planta de tratamiento de plásticos PET procesa más de 10 toneladas de material por día. El proceso consiste en la clasificación, separación, molienda, limpieza y secado con el fin de obtener escamas de PET.

La mayoría de los envases de agua, gaseosa y aceite están hechos de tereftalato de polietileno, más conocido como plástico PET. Este material es 100% reciclable y gracias a esa cualidad puede ser utilizado como materia prima para nuevos productos.

Esta planta de tratamiento permite recuperar el PET gracias a un proceso de clasificación, separación, molienda, limpieza y secado de los envases mediante una maquinaria de última tecnología que permite procesar 2.000 kg por hora. Al finalizar todo este proceso se obtienen escamas plásticas de PET que son embolsadas y analizadas por el departamento de calidad.

Estas escamas son utilizadas por diferentes industrias ya que pueden convertirse en nuevos envases, fibras de alfombra, escobillones, baldes, ropa y muchos otros productos. El material es aportado por las cooperativas de Recuperadores Urbanos. A través de este proceso las cooperativas logran darle un valor agregado al material para poder comercializarlo en mejores condiciones.

En cuanto a los impactos ambientales, la planta de tratamiento de plásticos PET no concibe riesgos ya que las aguas resultantes son tratadas dentro de una planta de agua creada para este fin. A su vez, tiene un aspirador de contaminantes volátiles para evitar cualquier tipo de emisión al exterior y el impacto sonoro no supera el 85% de los decibeles.