Estructura legal

Al momento de elegir la forma legal de un proyecto, se deben tener en cuenta aspectos como el tipo de actividad, el número de socios, las necesidades económicas del emprendimiento y las obligaciones fiscales implicadas. Estas son algunas de las posibles figuras legales.

Individuos

  • Monotributo
  • Es una forma de pagar impuestos de manera simplificada y a bajo costo que favorece a los trabajadores independientes en su primera etapa. Esta figura permite emitir facturas, tener cobertura médica para vos y tu familia y acceder a una jubilación. Para inscribirte tenés que cumplir con determinados parámetros como facturación anual máxima, superficie de locales utilizados, energía eléctrica consumida y alquileres abonados. Para más información ingresá al apartado monotributo de la AFIP.

  • Autónomo
  • Este sistema está pensado para personas que generan más ingresos brutos anuales que un monotributista. Deben inscribirse en el Impuesto al Valor Agregado y Ganancias, presentar declaraciones juradas mensuales o anuales y liquidar los impuestos. El autónomo debe pagar la jubilación según su categoría y la obra social por separado. Para más información ingresá al apartado de autónomos de la AFIP.

Sociedades

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada
  • Son sociedades con un capital mínimo de $ 30.000 y entre 2 y 50 socios, que limitan su responsabilidad a la integración de las cuotas que suscriban. La administración y representación de la sociedad corresponde a uno o más gerentes, personas humanas, socios o no, designados por tiempo determinado o indeterminado. Estas sociedades no pueden ser objeto de oferta pública. Desde 2018, si se paga el timbrado de “trámite urgente”, pueden constituirse en 24 horas. Para más información, ingresá a la página de la Inspección General de Justicia.

  • Sociedad Anónima
  • Son sociedades con un capital mínimo de $ 100.000, que pueden ser objeto de oferta pública. Están compuestas por dos o más socios (personas humanas o jurídicas, argentinos o extranjeros), que limitan su responsabilidad a la integración de las acciones que suscriban. La administración y representación de la sociedad corresponde a un directorio de uno o más directores, que deben ser personas humanas, designados como máximo por tres ejercicios, y la mayoría debe tener domicilio en la Argentina. Desde 2017 pueden constituirse, pagando el timbrado de “tramite urgente”, en 24 horas. Para más información, ingresá en la página de la Inspección General de Justicia.

  • Sociedad Anónima Simplificada
  • Es una persona jurídica caracterizada por un mecanismo de constitución más sencillo que el de la Sociedad Anónima clásica. Se requiere un capital social equivalente a dos salarios mínimos, vitales y móviles y puede ser formada por una o más personas humanas o jurídicas, cuya responsabilidad como socios está limitada a la integración de las acciones que suscriban o adquieran. Se debe designar un administrador titular (puede ser un socio) y en caso de registrar la sociedad como PyME, se puede gozar de beneficios fiscales y condiciones crediticias preferenciales. La SAS, si el trámite sigue el curso normal, puede constituirse en un día. Para más información ingresá al apartado de sociedad anónima simplificada.