Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Huellas de la escuela reconoce a los maestros y estudiantes que se formaron en las aulas de la Ciudad y trascendieron por su legado

Historias de Borges que confluyen en el colegio Manuel Belgrano. De estudiante a director de la Biblioteca Nacional.

Martes 4 de mayo de 2021

Corría el año 1913 y la familia Borges vivía en la calle Serrano 2135, barrio de Palermo. Jorge Luis tenía 13 años y debía comenzar la educación media. Su padre, Jorge Guillermo Borges, y su madre, Leonor Acevedo Suárez, eligieron el Colegio N.° 6 DE 2 Manuel Belgrano para que Jorge cursara su escuela secundaria.

En la actualidad el colegio conserva la documentación que atestigua su relación con el célebre escritor. Gracias al trabajo de identificación, conservación y puesta en valor de los documentos realizado por docentes, directivos y estudiantes, la escuela posee escritos tales como: el legajo, certificado de salud, examen de ingreso y libro de Actas.

Borges terminó primer año en 1914 y se traslada a Europa con su familia buscando un tratamiento para su padre, quien estaba quedando ciego. Aunque su paso por el Colegio N.° 6 fue breve, esta documentación revela los preludios de la vida del escritor argentino.

Como era propio de esa época, esa institución escolar era solo para varones. Se había fundado el 12 de mayo de 1912 y tenía su sede en dos casas, una sobre Santa Fe y la otra en la calle Anchorena unidas por un pasillo, sector que los chicos de entonces denominaban «barrio chino», según los relatos de la tradición colegial. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se traslada a la calle Ecuador 1158.

Pasaron muchos años y en 1955 Jorge Luis Borges asumió como director de la Biblioteca Nacional Argentina. Los destinos Borges y del colegio Manuel Belgrano volvieron a cruzarse pero esta vez siendo el novelista un funcionario público. Una de sus obras más importantes fue la creación en 1956 de la Escuela Nacional de Bibliotecarios, y Guillermo Berazategui bibliotecario del colegio Manuel Belgrano recibió su diploma de bibliotecólogo firmado por Borges. En las vitrinas del espacio museístico del colegio se exponen el diploma y también una nota de agradecimiento de Borges a Berazategui por su labor de difusión en un programa de Radio Nacional. Los archivos de las instituciones no solamente poseen los documentos producidos por ellas en el cumplimiento de sus funciones, sino también por donaciones como es en este caso.

El Programa Huellas de la Escuela. Legado de la Historia Educativa de la Ciudad de Buenos Aires junto a las instituciones educativas organiza los archivos escolares y permite revelar nuevas historias más allá de la historia escrita.

Como sabemos Jorge L. Borges vivió durante su niñez en Palermo. Les compartimos una hermosa poesía del gran literato dedicada a la Ciudad de Buenos Aires donde hace mención de su inolvidable barrio.

Buenos Aires

Antes, yo te buscaba en tus confines
Que lindan con la tarde y la llanura
Y en la verja que guarda una frescura

Antigua de cedrones y jazmines
En la memoria de Palermo estabas,

En su mitología de un pasado
De baraja y puñal y en el dorado
Bronce de las inútiles aldabas,
Con su mano y sortija. Te sentía
En los patios del Sur y en la creciente
Sombra que desdibuja lentamente
Su larga recta, al declinar el día.
Ahora estás en mi. Eres mi vaga
Suerte, esas cosas que la muerte apaga.

Buenos Aires. Jorge Luis Borges. El otro, el mismo. 1964.

Sobre medios en la Ciudad