Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

El cuaderno de clase en los archivos escolares

Huellas de la escuela recupera esta tipología documental que integra el fondo de los archivos escolares.

Martes 15 de junio de 2021

El cuaderno de clase en la escuela primaria forma parte de la cultura escolar argentina. Está confeccionado por cada estudiante que lo utiliza diariamente para registrar sus aprendizajes y las enseñanzas del maestro a través de actividades y tareas.

Luego de un trabajo de conservación, descripción y puesta en valor los cuadernos integran el fondo documental de las instituciones educativas y constituyen una fuente primaria que posibilita el estudio de las prácticas escolares y pedagógicas a lo largo de la historia de la educación.

La importancia que la escuela argentina otorgó a los cuadernos escolares se remonta a finales del siglo XIX. Encontramos testimonio de ello en El Monitor de la Educación Común, la revista editada por el Consejo Federal de Educación y fundada en 1881 por Domingo Faustino Sarmiento.

El Monitor de 1888 dice: «Las apreciaciones se harán al margen, y deberán ser instructivas, y para eso no deben consistir en simples palabras vagas, como por ejemplo, bien, mal, regular porque estas apreciaciones son más aparentes que reales, e impotentes para dirigir al discípulo y enseñarle por qué hay falta». (El Monitor de la Educación. (Enero 1888)

Según El Monitor de la Educación Común publicado el 31 de mayo de 1891, un Supervisor escolar solicitó: «grabar o estampar en las cubiertas de los cuadernos escolares que se dan a los niños un pasaje histórico, el trazado de una provincia, o la figura de un grande hombre, y al dorso detallar el hecho, describir el trazado, o apuntar los rasgos salientes de la personalidad cuyo retrato se da a conocer, ha de ser forzosamente, y lo es en otros países, un modo ameno, curioso y entretenido de vulgarizar conocimientos que a todos conviene atesorar, y que facilitarán más tarde al alumno el estudio de las ciencias históricas y geográficas». (El Monitor de la Educación Común. (Mayo 1891)

Cuaderno Rodolfo Graziani 2

Entre 1935 y 1950 Olga Cossettini junto a un equipo de docentes desarrollaron un proyecto pedagógico innovador en escuelas de la ciudad de Rosario (Santa Fe), de esa experiencia se conservan aproximadamente 200 cuadernos de alumnos de 1º a 6º grado. El archivo de estos cuadernos resulta fundamental para las investigaciones y es un registro que permite generar nuevas interpretaciones. Se encuentra digitalizado por el CONICET- UNR y se puede acceder en el siguiente link: "Archivo Cossettini" del IRICE (CONICET-UNR).

El programa Huellas de la escuela destaca el aporte de los cuadernos de clase como documentos valiosos para el estudio de las experiencias pedagógicas de la vida cotidiana de las escuelas, y así contribuir con la historia de la educación de la Ciudad.

Referencias:

Sobre medios en la Ciudad