Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Centros de Educación Temprana

"De eso se trata: de coincidir con gente que te haga ver cosas que no ves. Que te enseñen a mirar con otros ojos"
Mario Benedetti

Los CET son una propuesta Educativa del Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires destinado a las familias que tengan hijas e hijos desde 45 días hasta 3 años de edad. Se trata de un espacio de Educación Temprana y Crianza donde las familias y educadoras/es se encuentran para compartir y desarrollar diversas propuestas lúdicas y talleres de reflexión en torno a temas de crianzas, infancias, desarrollo e inclusión.

El objetivo de los CET es fortalecer los vínculos tempranos, acompañando a las madres, padres y referentes de cuidado en sus prácticas de crianza, revalorizando sus experiencias, saberes y costumbres, reconociendo así a las familias como primer grupo de pertenencia, de vinculación, socialización y cuidado infantil.

La intención en los CET es propiciar un ambiente adecuado y estimulante que invite a descubrir, explorar, conocer, aprender y encontrarse en esa díada madre/ padre/ cuidador-a- hijo/a para favorecer la interacción y vínculo afectivo. Lo esencial de esta propuesta es brindar a las familias las herramientas necesarias y acompañar los procesos para que las mismas puedan desplegar un rol activo y protagonista en la crianza de sus hijos/as.

Este acompañamiento favorecerá la construcción de una base sólida para los futuros aprendizajes de los niños/as, brindando confianza, seguridad, autonomía y ampliando las experiencias. Es así como, desde el inicio de la vida, se plantean experiencias educativas de equidad.

En las actividades de los CET prevalece el Juego y el ser y hacer grupal.

El juego como escenario para el encuentro, la creatividad y los aprendizajes significativos.
Se despliega en cada encuentro el juego espontáneo con material desestructurado donde se entrelazan la música, la psicomotricidad, las experiencias sensoriales, artísticas, el cuerpo, las emociones, la comunicación, el lenguaje y las producciones y reflexiones tanto personales como grupales.

Un lugar esencial en la experiencia de cada encuentro son los Talleres de Crianzas y Educación donde se brindan herramientas teóricas y prácticas que les permite a las familias acompañar el desarrollo de sus hijos/as, revalorizando sus iniciativas, sus experiencias familiares, su cultura y la posibilidad que abre enriquecerse junto a otros compartiendo vivencias y saberes.

¿Cómo es un día en un CET?

Una jornada CET se inicia con una bienvenida compartida con todas las familias del Centro, donde se comparten anécdotas, canciones, novedades propias de cada espacio y la Comunidad. Allí, los/as educadoras/es anticipan la propuesta diseñada para las familias, que abarcaran los juegos y experiencias de aprendizaje, planteados para cada grupo dividido por edades (la segmentación es: de 45 días a 1 año; de 1 a 2 y de 2 a 3 años).

Cada actividad está pensada con una intencionalidad educativa, tanto para las familias como para los niños/as e invitarán a transitar diversos desafíos, situaciones de juego y aprendizaje donde poner el cuerpo en acción, resolver juntos, producir, crear, inventar, observar, moverse, construir, dejar huella, sorprenderse y encontrarse.

Luego de jugar, las familias del CET comparten un desayuno que se convierte en una instancia de intercambio y comunicación entre las familias y educadores, fortaleciendo los vínculos y la confianza.

La jornada se enriquece con un Taller de Crianzas y Educación destinado a los/as adultos/as, que promueve los intercambios, la escucha, la reflexión, la participación y brindan la posibilidad de acceder a diferentes herramientas teóricas y prácticas, en torno a temas de la crianza y el desarrollo infantil, puesto en relación con lo comunitario. El objetivo es acompañar y fortalecer el rol de las familias como primeros educadores de sus hijos/as, en un espacio de intercambio y reflexión grupal.

Objetivos: Las familias son las protagonistas

  • Dar a conocer los Derechos de los niños y niñas para construir, entre todas y todos, prácticas de crianzas afines a estos principios.
  • Favorecer la creación de lazos fuertes y significativos en la comunidad de familias que permitan generar redes de sostén y acompañamiento en las crianzas.
  • Empoderar a las familias para que construyan herramientas teóricas y prácticas para acompañar a sus hijos e hijas en cada etapa del desarrollo y aprendizaje.
  • Disponer un encuentro donde poder dar cuenta de las prácticas de crianza, generando un espacio de reflexión en torno a ellas con el objetivo de transformar y enriquecer las experiencias personales y colectivas.
  • Reconocer e identificar las necesidades de los niños/as para crecer y constituirse de forma saludable pudiendo dar respuesta y atención a sus requerimientos.
  • Favorecer la construcción de una base sólida necesaria para los aprendizajes posteriores, impactando, de esta forma, en las trayectorias escolares futuras.

¿Cuál es el valor del juego entre padres e hijos?

Los niños y las niñas en el juego compartido con el otro se desenvuelven con autonomía y a la vez fortalecen el vínculo con sus padres, madres o cuidadores. Desarrollan la confianza, la seguridad, la imaginación y despliegan sus capacidades expresivas, psicofísicas y emocionales.

El juego ayuda a desarrollar la vincularidad, la constitución subjetiva, en la medida en que “el otro” a través de la mirada, el gesto, la palabra y los objetos, interviene en éste.

El juego ayuda a desarrollar los conocimientos y experiencias, la capacidad de razonamiento, ayuda a desarrollar la curiosidad y autoconfianza y favorece la construcción de vínculos y habilidades sociales.

El juego cumple una función primordial con respecto al aprendizaje de los niños y niñas, ayudándolos a resolver “problemas”, a tomar decisiones, a conocer el entorno, los objetos, los materiales.

El juego favorece el desarrollo social, la posibilidad de compartir, de “respetar” al otro, de tener en cuenta sus necesidades, intereses, iniciativas.

El juego estimula el crecimiento de la imaginación, la expresión, la creatividad, permitiendo conocer las propias habilidades y posibilidades.

El juego en familia posibilita valorar las experiencias, la historia, lo cultural convirtiéndose en un transmisor de costumbres, experiencias y rituales.

Consultá las sedes»


Contacto:
cetemprana@bue.edu.ar
Teléfono del Programa: 4343-5591 o 4342-5685 int. 601

Descargas

ArchivoTamañoDescargar
CET "Crianza y Juegos".
318.01 KB
CET - "Sentidos y Movimientos"
315.82 KB