Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Mi árbol, un mural

Más de 1100 alumnos participaron de las ediciones 2020 y 2021 del proyecto que promueve el cuidado por los árboles a través del arte.

Los árboles son la principal fuente de oxígeno de nuestro aire, son reguladores de lluvias, absorben partículas contaminantes y, además, son hábitat de diversas especies de animales, por estas y otras tantas razones, su existencia en un ecosistema urbano como la Ciudad de Buenos Aires es fundamental.

Para enaltecer la importancia y el valor de los árboles en nuestro ambiente, es que desarrollamos el proyecto «Mi árbol, un mural», una iniciativa que busca transmitir estos valores a través del arte.

El proyecto consta de un concurso, donde alumnos/as de sala de 4 años a tercer grado envían sus dibujos contando qué significan para ellos/as los árboles, combinando sus conocimientos sobre la flora, con creatividad, imaginación y arte. Los dibujos son compartidos con vecinos y vecinas de la Ciudad, quienes pueden votar cuál será el diseño que se convertirá en un mural realizado por artistas plásticos en alguno de nuestros barrios porteños.

En la edición 2020 del proyecto participaron más de 400 alumnos de 28 escuelas de la Ciudad, donde resultó ganadora la alumna Luján Rodríguez Viglianco del Jardín de Infantes Nucleado «A» D.E. 9 con un total de 1.051 votos. En esa oportunidad, el mural fue realizado en un espacio verde de la Comuna 14.

La segunda edición de “Mi árbol, mi mural” tuvo su mural recreado por un grupo de muralistas en la Plazoleta Comisión de la Vivienda, en Av. Balbastro y Rivera Indarte, de la Comuna 7. En esta edición 2021, casi se duplicó la participación de los estudiantes, con más de 750 diseños enviados de 30 escuelas de Nivel Inicial y Primario. La ganadora en este caso, fue Milagros Belén Ursi Gumelli, de 3er grado del Colegio Armenio Arzruni, quien estuvo presente con su familia y docentes para ser parte del momento en que su dibujo quedó grabado como parte de un espacio verde de la Ciudad.