Refuerzo en la seguridad alimentaria

Para hacerle frente a la pandemia del coronavirus, desde el ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat se pusieron en marcha 5 líneas de acción orientadas a mitigar el impacto de un virus de altísima contagiosidad.

Antes de iniciarse el aislamiento social preventivo y obligatorio el ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat proveía alimentos a unas 102.000 personas a través de comedores comunitarios y Centros de Primera Infancia. En este nuevo contexto, el Ministerio decidió reforzar la política de seguridad alimentaria:

  • Se aumentó en un 30% la provisión de alimentos en comedores comunitarios llegando a 119.077 personas. A fin de evitar el contacto entre personas, los vecinos no utilizan los espacios comunes para comer sino que retiran la comida y la llevan a sus casas. Además, se extendió el horario de atención y se promovió la entrega de la comida mediante turnos o incluso en algunos barrios con retiro de tuppers por los hogares y entrega a domicilio.

  • Para resguardar la salud de los niños que asisten a los Centros de Primera Infancia se cambió la vianda que recibían por la entrega de un bolsón semanal de alimentos para cada niño o niña y posteriormente se reforzó este bolsón para incorporar a sus adultos cuidadores. Esto permite llegar a 36.000 personas.

  • Se dispuso como complemento la entrega de alimentos secos en diferentes puntos de la Ciudad, alcanzando a 198.000 nuevas personas.

Como resultado de estas acciones la población de la Ciudad que recibe alimentos durante el tiempo de aislamiento es de 353.000 personas. Semanalmente, equipos del Ministerio de Desarrollo Humano recorren cada uno de los puntos de entrega de alimentos para dimensionar la demanda creciente. El objetivo es hacer efectiva la contención social en el marco de la emergencia sanitaria y el acompañamiento responsable del Estado en los otros ejes prioritarios en barrios (higiene urbana, emergencias, difusión y salud comunitaria). Por eso, además, implementamos las siguientes medidas de refuerzo:

  • Desinfección semanal en el interior de comedores, merenderos y centros comunitarios a través del trabajo de las Cooperativas del Barrio.

  • Fortalecimiento del suministro de elementos de higiene como lavandina, jabón blanco y detergente en cada comedor.

  • Acompañamiento en el espacio público a los vecinos y a las vecinas que tienen que salir, para ayudar a ordenar la circulación y las filas, donde se realiza control de fiebre itinerante y aleatorio, sobre todo en los comedores y merenderos.

  • Definición de plan de contingencia por cierre de comedores por contagio para darle continuidad a la entrega de alimentos:

    • Derivación a otro Comedor cercano.
    • Entrega de bolsones con comida fresca de alimentos.
    • Entrega de viandas listas.

Imagenes Galeria