Alimentación saludable y actividad física

Conocé todos los grupos de alimentos y los beneficios de realizar actividad física para mejorar tu calidad de vida.

Un estilo de vida saludable está asociado a la realización de un conjunto de comportamientos y actitudes habituales que contribuyen al bienestar de las personas. Promover hábitos saludables es fomentar la salud y mejorar la calidad de vida.

Comer es compartir, pasarla bien, festejar, reunirse con la familia, con amigos. También es disfrutar, comer rico, probar nuevos sabores y preparaciones.

Comer es aprender y enseñar, trasmitir costumbres, tradiciones familiares, hábitos saludables.

Animate a cocinar, rescatar nuestros productos y recetas, nuestra identidad culinaria, la comida casera. Descubrí que cocinar puede ser un momento placentero.

Comer es mucho más que alimentarnos. Es transmitir cultura, es un momento de encuentro, de fortalecimiento de vínculos y de transmisión de afecto.

¿Por qué comer saludable? Porque te ayuda a cuidar tu salud, sentirte y verte mejor, así como prevenir diversas enfermedades. Es por ello que la alimentación desempeña un rol determinante en el cuidado de la salud. Una alimentación saludable es aquella que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana. Por eso, es necesario consumir alimentos de todos los grupos y en las cantidades adecuadas.

Gráfica de la Alimentación Diaria para la población Argentina. Ministerio de Salud de la Nación

Verduras y frutas:

Este grupo representa la mitad de la gráfica. Esto evidencia la necesidad de aumentar su consumo en la alimentación diaria. Son ricas en vitaminas, minerales, fibra, agua y fitoquímicos lo que las hacen muy beneficiosas para la salud. ¿Cuánto es la porción? Se recomiendan 3 frutas al día y 2 porciones de verduras, las cuales se pueden distribuir medio plato de verduras en el almuerzo y medio plato en la cena.

Legumbres, cereales, papa, pan y pastas:

En este grupo se incluye papa, batata, choclo y mandioca porque la composición nutricional de estas verduras es más parecida a los cereales. Son fuente principal de energía. Para aprovechar más sus nutrientes es conveniente elegir cereales integrales. ¿Cuánto es la porción? Por día la recomendación es ½ plato playo en almuerzo o cena + 2 mignones preferentemente integral o 3 rodajas de pan tipo molde o 1 taza de copos de cereales sin azúcar o 4-5 galletitas de agua.

Leche, yogur y queso:

Este grupo es muy importante para la incorporación de calcio, así como por su aporte de proteínas, zinc, y vitaminas. Se recomienda que sean preferentemente descremados para disminuir su contenido en grasas.

¿Cuánto es la porción? Se recomiendan 3 porciones al día, por ejemplo una taza de leche + un pote de yogur + un trocito tamaño cajita de fósforo de queso fresco.

Carnes y huevos:

Este grupo es una excelente fuente de proteínas y hierro.

¿Cuánto es la porción? La recomendación es una vez por día una porción de carne mediana tamaño de la palma de la mano o un huevo. También hay que tener en cuenta la frecuencia, se debe incluir pescado 2 o más veces por semana, otras carnes blancas 2 veces por semana y carnes rojas hasta 3 veces por semana.

Aceites, frutas secas y semillas:

Este grupo aporta ácidos grasos esenciales comúnmente llamadas grasas buenas, así como proteínas, vitaminas, minerales y fibra.

¿Cuánto es la porción? La recomendación es de 2 cucharadas soperas de aceite por día de forma cruda preferentemente. También se puede incorporar un puñado de frutas secas sin salar y/o una cucharada de semillas sin salar. Es importante respetar estas cantidades ya que son una fuente de energía más concentrada que otros alimentos.

Opcionales: dulces y grasas:

A este grupo se lo llama “opcional” ya que no son indispensables de consumir, y cuando se los incorpora se deben elegir porciones pequeñas. Esto es debido a que aportan exceso de calorías y escasos nutrientes, su consumo de forma frecuente predispone a la obesidad, hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Agua:

El agua tiene una ubicación central en la gráfica, debido a su importancia para la salud. La recomendación es tomar a diario 8 vasos de agua segura.

“El fruto de una buena alimentación es un peso saludable y un estado de bienestar integral”

Actividad física

Se considera actividad física a cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía. Con esta definición podemos decir que la actividad física abarca el ejercicio así como también otras actividades que incluyan movimiento y que se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

La realización de actividad física de forma regular es un hábito que mejora tu calidad de vida.

Conocé las estaciones saludables »

Estos son alguno de sus beneficios:

  • Ayuda a lograr y mantener un peso saludable.
  • Mejora el funcionamiento del corazón, pulmones, músculos y huesos.
  • Permite descansar mejor.
  • Contrarresta el estrés y aumenta la sensación de bienestar general.
  • Ayuda en la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas no transmisibles.

Desde el punto de vista emocional, el ejercicio físico regular permite afrontar la vida con mayor optimismo y mejor disposición; mejorando el estado de ánimo y reforzando la autoestima.

Sin embargo a pesar de tener tantos beneficios, en Argentina la 3° encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) reveló que más de la mitad de la población (54,7%) no alcanza los niveles de actividad física recomendados.

¡Mantené una vida activa! 30 minutos de actividad física todos los días te ayudan a cuidar tu salud y prevenir enfermedades. 1 hora por día en movimiento es, al menos, lo que necesitan los niños y adolescentes. Te dejamos algunos consejos para comenzar a estar en movimiento:

  • Elegí la actividad física que más te guste y esté dentro de tus posibilidades.
  • Buscá el mejor momento del día para realizarla.
  • Hacé ejercicio en familia o con amigos, es una buena forma de mantener la constancia.
  • Empezá de a poco. Podés comenzar con 30 minutos diarios de ejercicio e ir incrementando progresivamente la duración o la intensidad a medida que mejora tu condición física.
  • Mantenete activo durante el día, subí por escaleras fijas, elegí ir al trabajo caminando o en bici, sacá a pasear a tu perro, etc.
  • Sé constante y fijá una meta como estímulo para continuar. Realizá ejercicio, al menos tres veces por semana.

Que el objetivo sea ir generando una tendencia hacia un estilo de vida más activo, a través del tipo de actividad, la duración, la frecuencia y la intensidad