Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Glosario

Aquí podrá encontrar la definición de términos y/o conceptos que hacen a la comprensión del elemento de la Cultura del Café- Bar en la Ciudad de Buenos Aires.

  • RITUAL (vinculado al punto B., y a la identificación y definición del elemento 1.(i.), 1.(ii).
    La cultura de café-bar se define a través de relaciones y prácticas sociales que, en determinadas ocasiones, constituyen rituales. Es decir que el elemento de PCI acotado a dicha cultura de café-bar, se describe a partir de relaciones, usos, apropiaciones y prácticas sociales que, en algunos momentos y espacios, se producen y reproducen como rituales.
    El sentido dado al ritual en esta presentación –tal como aparece en el nombre del elemento- alude a un conjunto de actos expresivos, que tienden a formalizarse y que poseen una dimensión simbólica. Así, el ritual se caracteriza por su realización en un espacio y tiempo específicos, vinculado a un sistema de comportamientos, lenguajes y objetos, que contienen un sentido codificado solo comprendido por aquellos que lo practican (los portadores y transmisores, en primer término, algunos practicantes, en segundo lugar). Los rituales que conforman el elemento de PCI descripto, tienen dimensión colectiva: son compartidos en momentos de comunitas, en el sentido dado por Turner (1988), es decir sirven a los fines de generar vínculos sociales organizados y horizontales –como se dice en el punto 1. (ii)-, manifestándose en prácticas estereotipadas a través de gestos, palabras, objetos que se usan, relaciones sociales, intercambios, entre otras. Los rituales además crean sentido social: ordenan, dan sentido a las relaciones y prácticas sociales, asimismo, permiten asir la trama simbólica en que nos movemos mediante el uso y manipulación de objetos, las apropiaciones sociales, etc.

  • HABITUE (relacionado a los puntos C. y 1 (ii): persona que frecuenta cotidianamente el café-bar. Domina ciertos códigos, saberes y valores que se trasmiten en estos espacios. Proviene del francés habituée.

  • PARROQUIANO (relacionado a los puntos C. y 1 (ii): persona que acostumbra a ir siempre a un mismo establecimiento público, cliente. Fieles a un mismo café-bar. Este vocablo deviene de la palabra parroquia, de allí que su significado, en una primera instancia, es relativo al feligrés. El mismo es usado también para referirse –como en esta postulación- al habitue de un café-bar. Es destacable que ambas acepciones aluden a un sentido similar: la idea de comunidad gregaria propia de la parroquia que puede también encontrarse en el café-bar y la práctica ritualística que la acompaña.

  • RESPONSABLE DEL CAFÉ BAR (relacionado a los puntos C. y 1 (ii): es la persona que administra el café-bar puede ser dueño del negocio, alquilarlo o ser empleado.

  • MOZO (relacionado a los puntos C. y 1 (ii): es quien toma los pedidos y sirve las mesas. El mozo puede ser también el mismo encargado del café-bar. Pero como puede observarse en esta postulación –punto 1 (ii) y en el video- hay habitués que muchas veces se apropian del rol de mozo, sirviéndose solos.

  • CAFÉ DE BARRIO (relacionado al punto D): es considerado “tradicional” en el barrio, tiene un vínculo estrecho con el mismo, es un punto de referencia, donde la socialización entre habitués, encargados y/o mozos es intensa, donde se comparten valores como la confianza, la solidaridad, el respeto mutuo, etc.. En estos espacios convive y dialoga un público muy variado (distintos segmentos sociales, de distinta personalidad, de distinta relación laboral, religiones).

  • CAFÉ DEL BARRIO (relacionado al punto D): puede haber muchos en un mismo barrio y no tienen un vínculo estrecho con el mismo, no se construyen lazos de amistad y de confianza entre habitués, mozos y encargados. La práctica se reduce al encuentro y/o consumo de café u otras bebidas y alimentos.

  • FIADO (relacionado al punto 1 (i): pago diferido de la consumición. Esta práctica sólo es posible en aquellos espacios donde se construyen y sostienen vínculos de confianza entre habitues, encargados y/o mozos.

  • BAR o CAFÉ NOTABLE (relacionado a los puntos 3 a.ii y 3 b.i): se considera como Notable, a los bares, billares o confiterías relacionados con hechos o actividades culturales de significación y cuya antigüedad, diseño arquitectónico o relevancia local le otorguen un valor propio (Ley CABA Nº 35/ 1998).

  • LLAVERAZOS (relacionado al punto 3 a.i): práctica que los vecinos del centro histórico (San Telmo) llevaron a cabo cuando el Bar Británico estuvo a punto de cerrar. Los llaverazos fueron acciones ritualizadas que el movimiento de vecinos llevó a cabo a pesar de que el gobierno habia consensuado que el bar no se cerrara. Dicha práctica tuvo lugar en el seno de una serie de demandas por la identidad. Los vecinos protestaban con las llaves de sus casas en sus manos, en tanto el bar era como su “segundo hogar”.