Espacio Virrey Liniers

El espacio Virrey Liniers y la Casa del Historiador son la sede de la Dirección General Patrimonio, Museos y Casco Histórico del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Estos edificios fueron en su momento residencia de familias porteñas estrechamente vinculadas con la vida política y cultural de la ciudad. La casa del virrey Santiago de Liniers, casado con Martina, hija del comerciante español Martín de Sarratea, fue escenario del conflicto con los ingleses durante las invasiones de 1806 y 1807.

La Casa del Historiador (ex Editorial Estrada) fue vivienda de la familia de Ángel de Estrada y hasta 2010, sede comercial de una de las editoriales más tradicionales del país.

Descripción arquitectónica

De la casa original solo se mantuvo el frente y algunos muros internos, que fueron conservados de acuerdo al lenguaje de la arquitectura colonial de fines del siglo XVIII. La tipología arquitectónica y el interior sufrieron severas modificaciones mientras funcionaron como talleres gráficos de la Editorial Estrada. Aproximadamente en 1984, los propietarios recuperaron la expresión colonial de la edificación, demoliendo todos los agregados que no correspondían a la arquitectura primigenia. Se restauraron muros antiguos y se ejecutaron nuevos, se reemplazaron techos, pisos, puertas y ventanas. El resultado fue una vivienda austera de paredes blancas, techos de tejas, pisos de ladrillos y aberturas con arcos rebajados. El esquema quedó definido por dos alas en forma de L, en torno a un patio pavimentado con lajas, y encuadrado por muros nuevos resueltos con vanos que aluden a una imagen colonial.

La propuesta no pretendió repetir el modelo de la casa de patios como había sido en un principio, sino adecuar las instalaciones para usos contemporáneos. En el Catastro Beare, confeccionado entre 1860 y 1870, se puede observar la ocupación del suelo y la tipología originaria de la casa con varios patios. En la actualidad, el salón principal, el zaguán, y la salita que dan al frente se ajustan adecuadamente a estos datos.

La fachada es uno de los elementos arquitectónicos que goza de mayor autenticidad. Muros gruesos, ladrilleros, asentadas en barro, horadados con vanos de distintas proporciones, que se abren sobre una superficie encalada de volumen neto y aspecto tosco y vigoroso. El acceso se resuelve salvando unos pocos escalones y presenta una ornamentación sencilla a través de dos medias pilastras a los costados, probablemente cortadas en años posteriores para mejorar el tránsito peatonal. Su diseño fue el resultado de la tradición constructiva, de un medio pobre y del gusto popular.

La importancia de la casa se manifiesta en la dimensión de sus aberturas y la expresión formal de la puerta principal, que constituye el punto neurálgico de la composición. Esta última está constituida por dos hojas de tableros con molduras simples, suficientemente altas como para el paso de carruajes, y dos más pequeñas para uso corriente de los peatones.

El edificio es Monumento Histórico Nacional por Decreto 120.412/1942 y se encuentra catalogado por el Gobierno de la Ciudad con nivel de Protección Estructural.

Es espacio Virrey Linies se encuentra cerrado por reformas

Espacio Virrey Liniers. Venezuela 469, Montserrat.