Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Rapeando museos: Milito

Divertite con nosotros de una manera creativa, hay muchas formas de recorrer un museo. ¿Alguna vez te imaginaste que podías hacerlo a través de un rap? Junto con Milito te invitamos a hacerlo con el Museo del Humor, Museo Luis Perlotti y la Torre Monumental. ¡No te lo pierdas! ¡Disfrutalo sin moverte de tu casa!

Viernes 14 de agosto de 2020

Para este desafío prestá atención como rapea Milito, utilizando la información del Museo del Humor.

Milito es referente cultural del barrio Ciudad Oculta, en el que vive y trabaja en conjunto con Arte en Barrios desde 2016, cuando comenzó el programa de la Ciudad que busca acercar la cultura a todos los barrios porteños.

En realidad su nombre es Emiliano Quipildor, es rapero, tiene 35 años, pero todos lo conocen por su distintivo apodo. Tiene un dúo de rap y hip-hop, llamado Clan Oculto: junto con su amigo Zaka, rapean juntos desde el año 2004, y se acercaron al programa apenas llegó al barrio. Primero su aporte fue como artista y ya en 2017, Milito comenzó a ser docente del programa del taller de Rap y Literatura para niños entre 6 y 12 años.

Enterate más sobre Milito »

Ahora usa toda tu imaginación y creá tu propio rap sobre el Museo del Humor, Museo Luis Perlotti y la Torre Monumental.

El Museo del Humor es uno de los diez museos de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo objetivo es conservar, investigar y exhibir el patrimonio artístico relacionado con la ilustración, el dibujo y el humor gráfico de la Argentina.

Además, cuenta con el Paseo de la Historieta, que forma parte de su patrimonio desde 2015 y tiene como objetivo unir generaciones de argentinos, reforzando la idiosincrasia, costumbres y valores que nos identifican; es un homenaje a los grandes humoristas gráficos.

Algunos de los trabajos de estos grandes humoristas integran el patrimonio de este museo, como el inigualable Guillermo Mordillo, cuyo sello distintivo se refleja en la ausencia de texto, en los colores que emplea, y en las emociones que nos transmiten sus personajes; el legendario Lino Palacio, creador de Don Fulgencio, un personaje entrañable que aún de adulto conserva su niñez; Eduardo Maicas, el gran humorista y guionista argentino.

También otros grandes autores, que no solo marcaron una época y un estilo único de humor, sino también nos mostraron un modo diferente de entender la realidad. Estos grandes autores estimularon largas generaciones de lectores. En muchos de los dibujantes e ilustradores de la actualidad se puede ver esa huella heredada en sus trazos.

¿Podemos hablar de historieta? ¿Qué podemos decir de ella?

La historieta es un medio de comunicación, una forma, una narración expresada a través de cuadros o viñetas, que pueden abarcar una pequeña porción o toda una página, constituyendo un relato. Pueden utilizarse diversos recursos del lenguaje, como el escrito y el icónico, no verbal, como ilustraciones y dibujos. Las imágenes generalmente suelen estar ordenadas en una secuencia de izquierda a derecha. Algunos de los recursos y tópicos que toman los dibujantes y humoristas, son las historias de origen costumbrista, el contexto social e histórico es importante para que los relatos tomen sentido. Esto logra interpelar al lector de una manera más directa, porque las historias están cargadas de escenarios que son habituales para él. Los rasgos de los personajes siempre tienden a tener una característica única, ya sea en su forma o en su identidad. Es lo que logra generar una identificación con la comunidad y los vuelve populares e inmortales. También podemos decir que el humor es un estilo que convive dentro de las historietas, como la aventura, el drama y, ¿por qué no? lo absurdo.

Museo Luis Perlotti

Historia del sueño de un Museo. Luis Perlotti, trabajador y soñador.

  • Un 23 de junio de 1890 el mundo lo vio nacer, de madre modista y padre zapatero, el trabajo y el esfuerzo de su vida fueron ley.

  • Su mamá, pronto cerró sus ojos. Y desde los 9 tuvo que trabajar, primero entre cristales, y luego entre maderas sus manos cobraron agilidad.

  • En diferentes talleres se habría de preparar, para su ingreso a la Academia Nacional. Correa Morales, Pablo Ripamonti y el gran Pío Collivadino, allí lo harían brillar.

  • Holmberg y Ambrosetti lo terminarían de orientar, y nuestras tradiciones y pueblos originarios de toda América lo habrían de inspirar.

  • A su amigo Quinquela pudo retratar, y eso en 1925 le valió el tercer premio del Salón Nacional. Dos años más tarde la “Niña del Cuzco” fue una distinguida más. Y su nombre cobró más notoriedad.

  • Después de todo esto él, se propuso viajar. Pero no solo fue placer, se puso a investigar. Hizo dibujos, sacó fotos y hasta archivos tuvo que visitar. “Flor de Irupé”, “Niña aimara”, “Xavante”, “Acullico”, “Ona al acecho”, “Despertar de la raza”, leyendas y mucho más. Son claros reflejos de ese profuso estudiar.

  • A Perlotti no se lo puede encasillar, hizo retratos, bustos, monumentos del material que te puedas imaginar, por todo el país los podés encontrar; Perlotti fue un Escultor Federal.

  • Pero sus sueños iban mucho más allá; quería un Museo que todas y todos pudieran visitar. Donó su casa y producción a la Municipalidad. Dejó este mundo sin que sea realidad. Su esposa Mima, no cayó, se puso a trabajar, guiaba a quien quisiera pasar a conocer de escultura y de argentinidad.

  • El Gran Maestro Fioravanti no lo dejaría pasar, con un proyecto y mucho trabajo atrás, en diciembre del ‘90 se pudo inaugurar; ¡el MUSEO DE ESCULTURA LUIS PERLOTTI ya era una realidad!

  • Las puertas se abrieron de manera oficial. De historia, leyendas y formas de vida te podías enterar, no por nada “El Escultor de Eurindia” su amigo Ricardo Rojas lo hubo de bautizar.

  • Después el sueño va mucho más allá, a escultoras y escultores consagrados Fioravanti hubo de invitar. Entre muestras individuales y colectivas a Nuestros Ancestros los pone en primer lugar.

  • Yacussi, Juarez, Maichalovski, Nieto, Riganelli, Pagés y muchas y muchos más, donaron sus esculturas para poder reflejar lo diverso del Arte Nacional.

  • Este sueño compartido se empezó a multiplicar, los patrimonios escultóricos de Juan Carlos Ferraro y Lidia Batistti pasarían a engrosar el acervo artístico de nuestra ciudad.

  • Hoy el sueño va por mucho más, con trabajo y con esfuerzo se busca concretar que el Polo Escultórico de Caballito sea una realidad.

Torre Monumental

La Torre Monumental es uno de los espacios más emblemáticos e históricos de la Ciudad de Buenos Aires.

Este monumento fue pensado como un regalo de la colectividad de residentes británicos en la Argentina para la celebración del centenario de la Revolución de Mayo de 1810. ¡Pero la obra se demoró y en lugar de arrancar en 1910, comenzó en 1912! Para 1916, ya había finalizado.

Mide 60 metros de alto. Y en el sexto piso hay un mirador con una vista de 360° del entorno del barrio de Retiro.

En el 7° piso se encuentra el reloj que suena durante todo el día. Cada 15 minutos suena el carrillón, que es un conjunto de 4 campanas que pesa en total 3 toneladas. Y cuarto suenan 4 campanadas, y media se suman 4 más y así sucesivamente cada 15 minutos hasta completar una melodía integra a la hora, momento en el cual suena la campana mayor de 7 toneladas, que se ubica sola en el último nivel, indicando la hora correspondiente.

Sobre ella se luce la cúpula de color verde, dado su cobertura metálica de cobre y como remate una aguja con “la rosa de los vientos”, coronada por una goleta isabelina de tres palos, “una de las tantas curiosidades que muchos visitantes descubren cuando realizan nuestras visitas guiadas”.

A vos, ¿qué elementos y temáticas te invitan a crear?

¡Buscá toda la información que necesites para poder crear tu rap!

Más información sobre el Paseo de la Historieta »

Más información sobre el Museo del Humor »

Sobre medios en la Ciudad