Enero

1 de Enero

Santa María Madre de Dios

La Solemnidad de Santa María Madre de Dios es la primer Fiesta Mariana que apareció en la Iglesia Occidental. Su celebración se comenzó a dar en Roma hacia el siglo VI, probablemente junto con la dedicación –el 1º de enero- del templo “Santa María Antigua” en el Foro Romano, una de las primeras iglesias marianas de Roma.

La antigüedad de la celebración mariana se constata en las pinturas con el nombre de “María, Madre de Dios” (Theotókos) que han sido encontradas en las Catacumbas o antiquísimos subterráneos que están cavados debajo de la ciudad de Roma, donde se reunían los primeros cristianos para celebrar la Misa en tiempos de las persecuciones.

Más adelante, el rito romano celebraba el 1º de enero la octava de Navidad, conmemorando la circuncisión del Niño Jesús. Tras desaparecer la antigua fiesta mariana, en 1931, el Papa Pío XI, con ocasión del XV centenario del concilio de Éfeso (431), instituyó la Fiesta Mariana para el 11 de octubre, en recuerdo de este Concilio, en el que se proclamó solemnemente a Santa María como verdadera Madre de Cristo, que es verdadero Hijo de Dios; pero en la última reforma del calendario –luego del Concilio Vaticano II– se trasladó la fiesta al 1 de enero, con la máxima categoría litúrgica, de solemnidad, y con título de Santa María, Madre de Dios.

De esta manera, esta Fiesta Mariana encuentra un marco litúrgico más adecuado en el tiempo de la Navidad del Señor, y al mismo tiempo, todos los católicos empezamos el año pidiendo la protección de la Santísima Virgen María.

Fuente foto: radiocristiandad.wordpress.com

2 de Enero

San Basilio Magno

Obispos y doctores de la Iglesia. San Basilio nació alrededor del año 329, sus contemporáneos ya le distinguían con el nombre de “Grande”. Como monje cenobita su influencia fue decisiva en la evolución del monacato; San Benito lo reconoce como precursor de esta forma de vida. La actividad que desarrolló como sacerdote fue ejemplar en el campo pastoral y social. Convertido en metropolita de Capadocia, y por tanto pastor de su propia ciudad (Cesarea), sobresalió por sus dotes de organizador.

Uno de los más famosos testimonios de su actuación caritativa fue el hospital que mandó a construir para los pobres, enfermos y peregrinos. También le debe mucho la evolución del culto. Pero Basilio es célebre, especialmente, como defensor de la fe de Nicea; contribuyó notablemente al desarrollo del dogma de la santísima Trinidad (de una manera particular de la doctrina relativa al Espíritu Santo) y a la defensa del catolicismo contra el imperialismo arriano. Murió el primero de enero del año 379, cuando tenía unos cincuenta años de edad. El actual calendario asignó su memoria el día 2 de enero.

San Gregorio de Nacianzo, era llamado “el Teólogo”, a causa de la profundidad y lucidez de su producción teológica, recibió la formación en las dos Cesareas, la de Capadocia y la de Palestina, en Alejandría y en Atenas, donde conoció al que debía ser su íntimo amigo, San Basilio, con el que durante una temporada compartió la soledad de Capadocia. Fue ordenado sacerdote en Nacianzo; Gregorio accedió a ello de mala gana y con el fin de no tener que ejercer el ministerio, huyó de nuevo hacia la soledad. Más tarde, fue Basilio quien le solicitó que aceptara el episcopado de Sásima, sufragáneo de la sede metropolitana de Cesarea, regida por el propio Basilio. Después pasó a Seleucia, donde fue nombrado jefe de la minoría ortodoxa de Constantinopla.

El Concilio ecuménico I de Constantinopla (381) entronizó a Gregorio como verdadero patriarca de la ciudad; pero poco duró en este oficio, regresó a Nacianzo, ciudad que le ha valido su nombre. Fue un gran humanista, orador muy dotado, piadoso, sincero y lleno de temor de Dios. Buen poeta, nos ha dejado unos 16.000 versos. Murió el 25 de enero del año 389 o 390.

Fuente foto: www.eltestamentodelpescador.info

3 de Enero

Santa Genoveva

Nació cerca de París en el año 422 y a los 15 años formó con un grupo de amigas una asociación de mujeres dedicadas al apostolado para ayudar a los pobres. Cuando tenía 30 años oyó que el terrible bárbaro llamado Atila se acercaba con cien mil guerreros a sitiar París para destruirla. La gente quería salir huyendo, pero Genoveva los convenció de ir al templo a rezar. La ciudad se salvó de ser atacada, pues el feroz Atila cuando ya venía llegando a París, cambió imprevistamente de rumbo y se dirigió hacia Orleáns. Así se cumplió lo que había anunciado Genoveva, que si el pueblo oraba con fe la ciudad de París no sería atacada. Esto le dio una gran popularidad en esa capital.

Después llegó a París una espantosa escasez y carestía, y la gente moría de hambre. En lugar de quejarse, Genoveva reunió un buen grupo de hombres, se fue río arriba buscando víveres, volvió con las barcas llenas de comestibles y así salvó una vez más la ciudad.

Cuando Genoveva murió, muy anciana, el 3 de enero del año 502, ya la ciudad de París la consideraba su patrona, y todavía hoy, ella es la Patrona de la capital francesa.

Fuente foto: www.hermandaddelapasion.org

4 de Enero

Nuestra Señora de Belén

Se celebra en esta fecha la fiesta de la Santísima Virgen, bajo la advocación de Nuestra Señora de Belén. La celebración recuerda las circunstancias que hicieron que Jesús naciera en la ciudad de David, como lo había predicho el profeta Miqueas, a pesar de que María y José vivían en Nazaret, a unos 100 kilómetros de Belén. Esta fiesta se celebra de una manera especial en la antigua ciudad de Belén, en la provincia de Catamarca.

Fuente foto: www.galeon.com

5 de Enero

San Simeón

Citado implícitamente en el Evangelio entre los «hermanos», de Jesús, es decir, sus primos carnales. Probablemente hijo de Cleofás y María y, por tanto, sobrino de San José. Formó entre los primeros discípulos de los Apóstoles y entre los colaboradores más íntimos de Santiago el Menor, su hermano y primer obispo de Jerusalén. Sucede a éste por aclamación hacia el año 62, en que Santiago dio testimonio de Jesucristo con su sangre. Durante su gobierno fue destruida la ciudad santa por los romanos. Vuelto a ella con sus fieles, reedifica su Iglesia, a pesar de las persecuciones. En tiempo de Trajano, sufre persecución, y a pesar de su edad, demuestra gran entereza, causando su conducta la admiración de todos. Muere en la cruz, hacia los 120 años de edad.

Fuente foto: www.iglesia.org

6 de Enero

Epifanía del Señor

La fiesta de la Epifanía tiene su origen en la Iglesia de Oriente. A diferencia de Europa, el 6 de enero tanto en Egipto como en Arabia se celebraba el solsticio, festejando al sol victorioso con evocaciones míticas muy antiguas. Epifanio explica que los paganos celebraban el solsticio invernal y el aumento de la luz a los trece días de haberse dado este cambio; nos dice además que los paganos hacían una fiesta significativa y suntuosa en el templo de Coré. Cosme de Jerusalén cuenta que los paganos celebraban una fiesta mucho antes que los cristianos con ritos nocturnos en los que gritaban: "la virgen ha dado a luz, la luz crece".

Hasta el siglo IV la Iglesia comenzó a celebrar en este día la Epifanía del Señor. Al igual que la fiesta de Navidad en occidente, la Epifanía nace contemporáneamente en Oriente como respuesta de la Iglesia a la celebración solar pagana que tratan de sustituir. Así se explica que la Epifanía se llama en oriente: Hagia phota, es decir, la santa luz.

Esta fiesta nacida en Oriente ya se celebraba en la Galia a mediados del s IV donde se encuentran vestigios de haber sido una gran fiesta para el año 361 AD. La celebración de esta fiesta es ligeramente posterior a la de Navidad.

Los Reyes Magos

Mientras en Oriente la Epifanía es la fiesta de la Encarnación, en Occidente se celebra con esta fiesta la revelación de Jesús al mundo pagano, la verdadera Epifanía. La celebración gira en torno a la adoración a la que fue sujeto el Niño Jesús por parte de los tres Reyes Magos (Mt 2 1-12) como símbolo del reconocimiento del mundo pagano de que Cristo es el salvador de toda la humanidad.

De acuerdo a la tradición de la Iglesia del siglo I, se relaciona a estos magos como hombres poderosos y sabios, posiblemente reyes de naciones al oriente del Mediterráneo, hombres que por su cultura y espiritualidad cultivaban su conocimiento de hombre y de la naturaleza esforzándose especialmente por mantener un contacto con Dios. Del pasaje bíblico sabemos que son magos, que vinieron de Oriente y que como regalo trajeron incienso, oro y mirra; de la tradición de los primeros siglos se nos dice que fueron tres reyes sabios: Melchor, Gaspar y Baltazar.

Fuente foto: www.lasandaliasdelpescador.blogspot.com

7 de Enero

San Raimundo de Peñafort

Nació hacia el año 1175, cerca de Barcelona, España. Doctor en derecho civil y canónico. Profesor de universidad. Se destacó por su humildad (consideraba el orgullo un gran peligro para el alma), amor a los pobres, rectitud y sabiduría en cuestiones de moral y ley, celo evangelizador y confesor, valentía frente a las amenazas del rey, duras penitencia y don de milagros. Escribió numerosas obras.

Fuente foto: www.cruzamante.blogspot.com

7 de Enero

Navidad de las Iglesias de Oriente

Una de las fiestas más importantes del cristianismo —junto con la Pascua y Pentecostés—, que celebra el nacimiento de Jesucristo en Belén. Esta fiesta se celebra el 25 de diciembre por la Iglesia católica, la Iglesia anglicana, algunas otras iglesias protestantes y la Iglesia ortodoxa rumana y el 7 de enero en otras iglesias ortodoxas.

Fuente foto: www.lauracliment.blogspot.com

8 de Enero

San Severino

Fue el gran apóstol de la Nórica (actual Austria) y otras regiones danubianas. Vivió en el siglo V, época del derrumbe del Imperio Romano de Occidente, y en una región por la que pasaban las hordas de bárbaros que asolaban Italia. En un momento de total desorden e incertidumbre Severino, vestido de pobre sayal y descalzo, recorría el país predicando la penitencia, restableciendo la disciplina, encendiendo de nuevo la fe y poniendo orden en las conciencias.

Aunque ni el Estado ni la Iglesia le dieron misión alguna, durante 30 años Severino fue el gobierno de la Nórica. Un gobierno espiritual que se imponía por la fuerza moral, las extraordinarias facultades humanas y el prestigio personal de quien lo ejercía. Hasta los invasores bárbaros admiraban y veneraban al viejo austero. Murió el 8 de enero del 482.

Fuente foto: www.es.catholic.net

9 de Enero

San Adrián

Nació en África. Era abad de Nérida, cerca de Nápoles cuando el Papa San Vitalinano lo escogió por su ciencia y virtud para instruir a la nación inglesa de Canterbury, aún joven en la fe. San Adrián trató de declinar la elección recomendando a San Teodoro para el cargo, pero se mostró dispuesto a compartir los trabajos de la misión.

El Papa accedió a su petición y lo nombró asistente y consejero del nuevo Obispo. San Teodoro lo nombró abad del monasterio de San Pedro y San Pablo de Canterbury, donde nuestro santo enseñó el griego, el latín, la ciencia de los Padres, y sobre todo la virtud. San Adrián ilustró el país con su doctrina y el ejemplo de su vida, durante treinta y nueve años. Murió el 9 de enero del año 710.

Fuente foto: www.escuelacima.com

10 de Enero

San Gregorio de Nisa

Hermano de San Basilio Magno. Tras vivir algunos años en matrimonio, se consagró a la vida clerical, llegando a ser obispo de Nisa, en Capadocia, y uno de los doctores del Oriente. Asistió al Concilio de Constantinopla (381) e intervino en las grandes discusiones religiosas de su tiempo. En sus numerosos escritos brilla la facilidad, la fuerza, la profundidad, la dulzura y la magnificencia del estilo. Murió en el 396.

Fuente foto: www.primeroscristianos.com

11 de Enero

San Higinio

Filósofo de origen ateniense, durante su pontificado surgieron en Roma doctrinas gnósticas de mano de figuras como Marción, Valentín y Cerdón.

Según el Liber Pontificalis, durante su pontificado organizó las órdenes menores en el clero y definió los grados de la jerarquía eclesiástica que, debido a las persecuciones sufridas con Trajano, Adriano y Antonino Pío, habían terminado confundidas.

La tradición afirma que instauró la figura de los padrinos en el bautismo, con el objeto de que los bautizados fuesen guiados espiritualmente.

Higinio estableció asimismo que todos los templos debían consagrarse y que para su construcción contasen con la autorización de obispo correspondiente.

Aunque no existen fuentes históricas que los fundamenten, está considerado mártir por la Iglesia Católica, celebrándose su festividad el 11 de enero.

Fue sepultado vecino a San Pedro.

Fuente foto: www.wikipedia.com.ar

12 de Enero

San Benito Biscopi Abad

San Benito Biscop, de origen inglés, es uno de los apóstoles que más contribuyeron en el siglo VII a llevar a feliz término la obra de cristianización y organización de la Gran Bretaña, iniciada por San Gregorio Magno (590 – 604) y San Agustín de Cantorbery. Nacido hacia el año 629, pertenecía a una noble familia de la corte de Oswy, rey de Northumbria y fue desde su primera juventud muy estimado por el rey. Sin embargo, a los veinticinco años, sintiéndose movido por Dios hacia la vida de retiro, dio el adiós al mundo, se dirigió por vez primera a Roma con el objeto de cimentar bien su piedad, visitando las tumbas de los Príncipes de los Apóstoles y empapándose íntimamente en las verdades de la fe y en los principios de la perfección cristiana y, a su vuelta, se entregó de lleno al estudio de la Biblia y a la práctica de la piedad.

Fuente foto: www.oremosjuntos.com

13 de Enero

San Hilario

Fue obispo de Poitiers. Luchó contra la herejía arriana que negaba la divinidad de Cristo. Por ello padeció persecuciones y el destierro. Es el primer gran teólogo de Occidente que se ocupó de interpretar el misterio de la Santísima Trinidad, para lo cual escribió doce notables libros. San Agustín lo llamó "el ilustre doctor de la Iglesia" y San Jerónimo dijo que Hilario era "la trompeta de los latinos contra los arrianos". Murió en Poitiers en el año 367. En 1851, Pío IX lo declaró doctor de la Iglesia.

Fuente foto: www.primeroscristianos.com

14 de Enero

Circunsicíón del Señor

El cristianismo incorporó a su doctrina y a su culto divino muchas costumbres de la antigüedad griega y del judaísmo, dándoles un nuevo contenido.

El niño recién nacido, ocho días después de su nacimiento, fue sometido al procedimiento de la circuncisión, tomando el nombre Jesús.

En correspondencia al ejemplo de Cristo, la Iglesia estableció como el tiempo de dar nombre a los recién nacidos el octavo día del nacimiento. Contrariamente, la mayoría de la gente ha sabido que el nombre se da en el bautismo. Se trata de un malentendido. En el bautismo se repite el nombre que se ha dado al octavo día del nacimiento del niño. No obstante, dado que no se cumple generalmente el ritual de dar el nombre al octavo día, éste se anuncia por primera vez en el bautismo. De esta forma el bautismo se relacionó la acción de dar el nombre.

La Iglesia considera al niño recién nacido, de sólo ocho días, como un ser humano realizado. El nombre le da una la identidad como persona, reafirma su unicidad y reconoce el don divino de su personalidad irrepetible.

Con este acto la Iglesia señala el fin último del ser humano, que no es de venir a este mundo, sino para ganar el reino de los cielos. Es por eso que la vida presente tiene el carácter del estadio que es el puente para llegar a destino. El objetivo del ser humano no es quedarse en el puente, sino llegar al final al que éste conduce.

Dado que los santos lograron este objetivo, predominó la costumbre que los padres cristianos dieran a sus hijos los nombres de santos. Los santos, como miembros del cuerpo de Cristo, revelan a Cristo mismo y hacen perceptible su presencia en la historia. La mención del nombre de un santo remite a su virtud y ésta a su turno remite a la virtud de Cristo. El nombre de un santo conduce a la comunión del santo con la persona que lleva su nombre. Los santos vivieron en el mundo para el nombre de Dios y sometieron su voluntad a la voluntad divina. Así, el deber de los padres cristianos es elegir nombres cristianos para sus hijos y de no dejarse llevar por costumbre mundanas.

Fuente foto: www.acoantioquena.com

14 de Enero

San Felix de Nola

Natural de Nola, abrazó el servicio apostólico desde muy joven. Al morir su padre, Félix distribuyó su herencia entre los pobres y fue ordenado sacerdote por San Máximo, Obispo de Nola. Al iniciarse una cruel persecución contra la Iglesia, Máximo huyó al desierto para continuar al servicio de su rebaño. Al no ser encontrado por los soldados romanos, Felix, quien lo sustituía en sus deberes pastorales, fue tomado preso, azotado, cargado de cadenas y encerrado en el calabozo cuyo piso estaba lleno de vidrios. Murió en medio de la pobreza y el servicio de los más necesitados, a pesar de que fue elegido como Obispo de Nola.

Fuente foto: www.donbosco.es

15 de Enero

San Pablo

Ilustre fundador de los eremitas, San Pablo, al ver a los perseguidores atacar la fe y la virtud de los cristianos mediante el cebo de los placeres, buscó en la soledad un abrigo contra la tentación. Aunque no fuese designio de Pablo el permanecer en la soledad, fue el de Dios el mantenerlo en ella. San Pablo permaneció en esta terrible soledad durante ochenta años, sin ver a nadie, excepto a San Antonio, que, inspirado de lo alto, lo fue a visitar.

Fuente foto: www.tradicioncatolica.com

16 de Enero

San Marcelo I

Fue el 30º sucesor de San Pedro, hacia el final de las persecuciones de los emperadores romanos. Distribuyó la ciudad de Roma en 24 barrios, destinando un sacerdote de los más sabios y virtuosos a cada barrio, los que fueron llamados presbíteros cardenales. Reorganizó la jerarquía eclesiástica deshecha por la sangrienta persecución de Diocleciano. La santa viuda Lucina le ofreció su casa, que se convirtió con el tiempo en la basílica que hoy se llama de San Marcelo. El emperador Majencio lo condenó a cuidar las bestias de los establos públicos y a vivir con ellas, lo que lo enfermó y le provocó la muerte, el 16 de enero del año 309.

Fuente foto: www.fuenterrebollo.com

17 de Enero

San Antonio Abad

Era egipcio y se retiró al desierto a los 18 años, llevando vida de ermitaño. La fama de su santidad hizo que a su alrededor se reuniera una multitud de imitadores y entonces instituyó la vida monástica o cenobítica –monjes que viven en común en un cenobio–. Por ello se lo llama el padre de los cenobitas. San Antonio (o San Antón, como también se lo conoce), durante su vida de ermitaño tuvo que sostener rudos combates con el demonio, que se le presentaba bajo la figura de diversos animales, y sobre todo de un cerdo (de ahí viene la costumbre de representarlo con uno). Estas famosas "tentaciones de San Antonio" inspiraron varias obras de arte de pintores del Renacimiento. Murió en el 356, a los 105 años de edad, 85 de los cuales los pasó dedicado a la atención del gobierno de aquella religiosa y solitaria república.

Fuente foto: www.oremosjuntos.com

18 de Enero

San Juan Rivera

Santo patriarca latino de Antioquía y hombre de estado español. Nombrado obispo de Badajoz. Allí se dedicó a adoctrinar a los católicos e ir en contra del nuevo movimiento de los protestantes.

Más tarde, fue nombrado arzobispo de Valencia, y patriarca de Antioquía (1568), a fin de que pudiera afrontar los graves problemas planteados por los moriscos valencianos. El Rey lo nombró virrey de Valencia, y así llegó a ser al mismo tiempo jefe religioso y jefe civil.

Fundó el Real Colegio Seminario del Corpus Christi, conocido entre los valencianos con el nombre de El Patriarca, tuvo como cometido principal la formación de sacerdotes según el espíritu y las disposiciones del Concilio de Trento, tal y como recoge el mismo fundador en las constituciones, y se convirtió así en un ejemplo y paradigma de la Contrarreforma en Valencia. El clima religioso de la Contrarreforma y a la personalidad y al mecenazgo artístico del fundador, lo convirtió en una de las figuras más influyentes de este período, que llegó a ocupar los cargos de arzobispo de Valencia, patriarca de Antioquía, virrey, capitán general, presidente de la Audiencia y canciller de la Universitat. San Pío V le había llamado, hacía cuarenta años, lumen totius Hispaniae (lumbrera de toda España).

Fuente foto: www.commons.wikimedia.org

19 de Enero

San Gaspar de Bufalo

Religioso y sacerdote italiano, fundador de los Misioneros de la Preciosa Sangre. Durante su niñez contrajo una grave enfermedad de la que salió librado, según él mismo afirma, por intercesión de San Francisco Javier. Esto motivó que en la congregación que fundaría poco después se venerara a este santo como patrono celestial.

Fue admitido a la tonsura en 1800 y ordenado sacerdote en julio de 1808. El 8 de diciembre de ese año realizaba su ministerio con el Padre Francisco Albertini, con quien fundó la Archicofradía de la Preciosa Sangre en la Iglesia de San Nicolás en Carcere, Roma.

Ese mismo año las tropas de Napoleón invadieron Roma y obligaron a los religiosos a prestar juramento de lealtad al militar francés. Gaspar no quiso jurar y respondió a los soldados con una frase ya célebre: "No puedo, no debo, no quiero". Por ello, fue exiliado a Piacenza a unas 250 millas de Roma. Allí volvió a enfermar con un mal que no lo dejaría hasta la muerte. Después fue trasladado a Bolonia y recluido en diversas cárceles hasta 1814 por la caída de Napoleón.

El 15 de agosto de 1815, Gaspar comenzó la Sociedad de la Preciosa Sangre. La fundación tuvo lugar en la Iglesia de San Felix en Giano, una ciudad al norte de Roma.

Fuente foto: www.santoraldeldia.blogspot.com

20 de Enero

San Fabián

Fue elegido obispo de la Iglesia de Roma en el año 236 y recibió la corona del martirio en el año 250, al comienzo de la persecución de Decio, como atestigua san Cipriano; fue sepultado en las catacumbas de Calixto.

Fuente foto: www.corazones.org

21 de Enero

Santa Inés

Escritores antiguos, como el Papa Dámaso, Ambrosio de Milán y el poeta Aurelio Prudencio, dejaron testimonios sobre Santa Inés. Patrona de las jóvenes, de la pureza, de las novias y prometidas en matrimonio y de los jardineros, ya que la virginidad era simbolizada con un jardín cerrado.

Fuente foto: www.semanario.com.mx

22 de Enero

San Vicente

Vicente de Zaragoza conocido también como San Vicente Mártir, fue un clérigo español, diácono de San Valero de Zaragoza. Fue capturado y torturado bajo Diocleciano, por lo que la Iglesia lo venera como mártir. Según la tradición, Vicente fue encargado de la predicación de la fe, a causa de un impedimento del habla que afectaba al obispo Valero.

Fuente foto: www.es.wikipedia.org

23 de Enero

San Ildefonso

San Ildefonso ha sido considerado como una de las glorias de la Iglesia Española. Sobrino de San Eugenio y discípulo de San Isidro, fue escogido por el pueblo para ser arzobispo de Toledo, que era en ese tiempo la capital de España.

Escribió un famoso libro acerca de la Virginidad de María, y por su gran devoción a la Madre de Dios fue llamado "El Capellán de la Virgen". Se cuenta que Nuestra Señora se le apareció para felicitarlo y darle las gracias por haber hablado tan fervorosamente acerca de Ella y que le regaló un ornamento para celebrar la Santa Misa. En los cuadros antiguos se pinta a San Ildefonso, recibiendo el ornamento de manos de la Santísima Virgen.

Fuente foto: www.fotos.org

24 de Enero

Nuestra Señora de la Paz

Nuestra Señora de la Paz o María Reina de la Paz, es una advocación mariana que tuvo su origen a fines del siglo XI en la ciudad española de Toledo, de donde se extendió a toda España y pasó luego a la América Española. Casi no existe una ciudad importante hispanoamericana donde no haya un templo dedicado a este título de la Virgen María.

En Argentina, en la Catedral de Buenos Aires se venera una imagen traída de Perú en 1750; a ella se recurrió en los momentos históricos difíciles de nuestra patria.

Fuente foto: Instituto Parroquial Nuestra Señora de la Paz

25 de Enero

Conversión de San Pablo

La conversión de San Pablo es uno de los mayores acontecimientos del siglo apostólico. Así lo proclama la Iglesia al dedicar un día del ciclo litúrgico a su conmemoración.

Saulo, nacido en Tarso, hebreo, había tomado parte en la lapidación del diácono Esteban. En su viaje a Damasco en persecución de los discípulos de Jesús, este último se le presentó. El encuentro fue tan significativo para San Pablo que de perseguidor se convirtió en apóstol, uno de los más recordados junto con Pedro.

Fuente foto: www.tradicioncatolica.com

Festividad de San Pedro y San Pablo

“Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia”. Así señaló Jesús a Simón, el pescador de Galilea, que más adelante se convertiría en uno de sus discípulos. Los últimos años de San Pedro reconstruidos por relatos posteriores, están rodeados de leyenda. Detenido en Roma durante las persecuciones de Nerón contra los cristianos, murió crucificado, cabeza abajo, porque dijo ser indigno de recibir la muerte, de la misma forma que Jesús.

Pablo o Saulo de Tarso sufrió el mismo destino que Pedro. San Dionisio el Corintio dice que ocurrió al mismo tiempo que Pedro. Su enorme trabajo y obra indescriptible para promover el Evangelio de Cristo, finaliza en Roma con su Martirio.

Hijo de judíos fariseos y con ciudadanía romana. Pablo tenía una sólida formación teológica, filosófica, jurídica, mercantil y lingüística (hablaba griego, latín, hebreo y arameo).

Su conversión al Cristianismo después de la resurrección de Jesús motivó su fe. Luego de ser bautizado comenzó a predicar a los judíos. Viajó a Damasco y a su regreso tuvo que huir a Jerusalén, donde se encontró con San Pedro.

Sus misiones a Antioquia, Chipre, Pafos, Perge, Galacia dan origen a varias comunidades cristianas y poca aceptación por parte de los judíos. Los cristianos procedentes del judaísmo se plantean entonces si los nuevos cristianos deben aceptar también la ley de Moisés. Esto da origen a lo que sería el Concilio en Jerusalem, donde triunfa la postura de Pablo para no imponer a los gentiles los rituales judíos.

La segunda misión lo llevó a Antioquia, Siria, Cilicia, Galacia, luego Frigia y Misia, hasta llegar finalmente a Europa. Se quedó durante un año y medio en Corinto y al año siguiente regresó a Antioquia. Allí escribió una carta a los tesalonicenses, el documento más antiguo del Nuevo Testamento.

En su tercera misión en Asia Menor escribió la primera y segunda carta a los Corintios a causa de los problemas que afectaban a la comunidad. Atento a los conflictos judeocristianos escribió una carta a los Filipenses y luego a los Gálatas. En el año 57 regresó a Corinto, donde escribió la carta a los Romanos y al año siguiente llegó a Jerusalem donde fue apresado. Apelando entonces a su derecho de ciudadano pidió ser juzgado en Roma, donde fue liberado.

Apresado más tarde por Nerón murió en Roma decapitado. Fue enterrado en la Vía Ostiense, bajo el altar mayor de la Basílica que lleva su nombre.

26 de Enero

San Timoteo y Tito

Timoteo y Tito, discípulos de San Pablo (siglo I), presidieron las comunidades cristianas de Efeso (Turquía) y de la isla de Creta respectivamente. Ellos fueron los destinatarios de las cartas llamadas «pastorales», cartas llenas de excelentes recomendaciones para la formación de pastores y fieles. Tito y Timoteo tienen su fiesta juntos el día después de la conversión de San Pablo.

Fuente foto: www.paxtv.org

27 de Enero

Santa Ángela de Merici

Nació alrededor del año 1470 en Desenzano, junto al lago de Garda, en la región de Venecia. Tomó el hábito de la Tercera Orden Franciscana y reunió un grupo de jóvenes para instruirlas en las obras de caridad. El año 1535 fundó en Brescia un instituto femenino, bajo la advocación de Santa Úrsula, dedicado a la formación cristiana de las niñas pobres. Murió en el año 1540.

Fuente foto: www.csvfblog.org

28 de Enero

Santo Tomás de Aquino

Filósofo dominico y teólogo. Doctor de la Iglesia, llamado "Doctor Angélico". Autor de la Suma Teológica, obra insigne de teología. Patrón de las escuelas católicas y de la educación.

Durante el siglo XIII, Santo Tomás de Aquino buscó reconciliar la filosofía Aristotélica con la teología agustiniana. Tomas utilizó tanto la razón como la fe en el estudio de la metafísica, filosofía, moral y religión. Aunque aceptaba la existencia de Dios como una cuestión de fe, propuso cinco pruebas de la existencia de Dios para apoyar tal convicción.

Fuente foto: cl.kalipedia.com

Obras de Santo Tomás de Aquino

1254-1259

Scriptum super quatuor libris Sententiarum Magistri Petri Lombardi (comentario sobre los Cuatro libros de sentencias de Pedro Lombardo.De ente et essentia (sobre la distinción real entre esencia y existencia).

1261-1264

Summa contra Gentiles (tratado de teología acerca de la verdad de la fe cristiana).

1265-1273

Summa Theologiae (demostración de la existencia de Dios a través de las "cinco vías").

1270

De unitate intellectus contra averroistas (contra la interpretación averroísta de Aristóteles).

29 de Enero

Santa Sabina

Sabina o Savine virgen de la diócesis de Troyes y hermana de San Sabiniano, ambos hermanos se convirtieron el cristianismo y ambos fueron martirizados por ello. En el siglo VII, el obispo Ragnegisillo construyó una iglesia dedicada a ella, cerca de Troyes, en la ciudad de Sainte-Savine.

Fuente foto: www.luminare.co.uk

30 de Enero

Beato Columba Marmion

Nació en Dublim (Irlanda), el 1 de abril de 1858, de padre irlandés y la madre francesa. Tres de sus hermanas se consagraron a Dios en una Congregación religiosa llamada "Hermanas de la Misericordia". Ingresó en el Seminario Diocesano de Dublim a los 16 años, y terminó sus estudios de teología en el colegio "de Propaganda Fide", en Roma; fue ordenado sacerdote el 16 de junio de 1881.

Soñaba ser monje misionero en Australia, pero se dejó cautivar por la atmósfera litúrgica de la nueva Abadía de Maredsous, que se había fundado en Bélgica en 1872, donde fue a visitar a un compañero de estudios antes de volver a Irlanda. Quiso entrar en ese monasterio, pero su Obispo le pidió que esperara un tiempo.

En su ministerio sacerdotal, de 1881 a 1886, conservó el celo pastoral de misionero desempeñando varias funciones. Ingresó a la Abadía de Maredsous en la diócesis de Namur (Bélgica). Su noviciado entre monjes más jóvenes era difícil, porque debía cambiar sus costumbres, cultura e idioma; sin embargo, hizo un esfuerzo en la adopción de la disciplina monacal y así poder emitir los votos solemnes el 10 de febrero de 1891. A partir de ese momento, vivió intensamente el espíritu monástico benedictino e influyó espiritualmente en sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos guiándolos a una existencia realmente Cristiana a través de sus escritos.

Cuando murió, al 30 de enero de 1923, víctima de una epidemia de la influenza, muchos de sus contemporáneos lo consideraron un santo y maestro de vida espiritual. Fue beatificado por Su Santidad Juan Pablo II el 3 de septiembre del 2000.

Fuente foto: www.centro-de-estudios-sanbenito.blogspot.com

31 de Enero

San Juan Bosco

uan Melchor Bosco Occhiena o Don Bosco fue un sacerdote católico, educador y escritor italiano del siglo XIX. Fundó la Congregación Salesiana, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, la Asociación de Salesianos Cooperadores, el Boletín Salesiano y el Oratorio Salesiano. Promovió la Asociación de Exalumnos Salesianos, el desarrollo de un moderno sistema pedagógico conocido como Sistema Preventivo para la formación de los niños y jóvenes y promovió la construcción de obras educativas al servicio de la juventud más necesitada, especialmente en Europa y América Latina. Fue uno de los sacerdotes más cercanos al pontificado de Pío IX y al mismo tiempo logró mantener la unidad de la Iglesia durante los duros años de la consolidación del Estado Italiano y los enfrentamientos entre éste y el Papa que ocasionó la pérdida de los llamados Estados Pontificios y el nacimiento de la Reino de Italia 1870-1946. Fue autor de numerosas obras, todas dirigidas a la educación juvenil y a la defensa de la fe católica, lo que lo destaca como uno de los principales promotores de la imprenta de su siglo.

Caracterizado por su especial preocupación hacia los jóvenes, le valieron el respeto de las autoridades civiles y religiosas de su tiempo y de su país, así como una notable fama en el extranjero.

Fuente foto: www.webcatolicodejavier.org

Los Sueños de San Juan Bosco

Sus tres grandes amores son Jesús Sacramentado, María Auxiliadora y el Sumo Pontífice, quienes fueron protagonistas en uno de sus más famosos sueños proféticos:

Don Bosco vio que una gran barca (la Iglesia) navegaba en un mar tempestuoso piloteada por el Romano Pontífice, y a su alrededor muchísimas navecillas pequeñas (los cristianos). De pronto aparecieron un sinnúmero de naves enemigas armadas de cañones (el ateísmo, la corrupción, la incredulidad, el secularismo, etc., etc.) y empezó una tremenda batalla.

A los cañones enemigos se unen las olas violentas y el viento tempestuoso. Las naves enemigas cercan y rodean completamente a la Nave Grande de la Iglesia y a todas las navecillas pequeñas de los cristianos. Y cuando ya el ataque es tan pavoroso que todo parece perdido, emergen desde el fondo del mar dos inmensas y poderosas columnas (o pilares). Sobre la primera columna está la Sagrada Eucaristía, y sobre la otra la imagen de la Virgen Santísima.

La nave del Papa y las navecillas de los cristianos se acercan a los dos pilares y asegurándose de ellos ya no tienen peligro de hundirse. Luego, desde las dos columnas sale un viento fortísimo que aleja o hunde a las naves enemigas, y en cambio a las naves amigas les arregla todos sus daños.

Todo el ejército enemigo se retira derrotado, y los cristianos con el Santo Padre a la cabeza entonan un Himno de Acción de Gracias a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora. El sueño es detallado e incluye a varios papas...

Del Libro: DON BOSCO Amigo de los jóvenes. P. Raúl A. Extraigas S. D. B. (Adaptación) Ediciones Don Bosco