Viviendo el duelo

Si estás viviendo un duelo, es posible que estés experimentando una gran variedad de emociones (tristeza, rabia, culpa, impotencia) que te lleven a sentir agotamiento, confusión, frustración, etc. Te compartimos algunos consejos para transitarlo.

En esta página:
¿Qué es el duelo? ·
Duración y etapas ·


¿Qué es el duelo?

El duelo es el proceso de adaptación activo y natural que permite reorganizar el equilibrio personal y familiar roto a raíz de la pérdida de un ser querido. Se trata de una respuesta emocional, de comportamiento y de pensamiento que desestabiliza y desorganiza temporalmente a la persona que se encuentra en situación de pérdida.

Aunque la pérdida de un ser querido es un acontecimiento que no puede escogerse, la elaboración del duelo es un proceso de afrontamiento lleno de posibilidades. Es un proceso activo de transformación que implica un desafío, el desafío de encontrar nuevos caminos para poder ajustarse a un mundo que ha cambiado para siempre.

No todos los duelos se viven del mismo modo, y cada persona lo hace a su manera.

Volver al índice

¿Cuánto dura el duelo?

El duelo implica un periodo de tiempo variable. No se puede decir que tenga una duración determinada porque depende mucho de varios factores, entre ellos, la relación que unía a la persona con el ser querido fallecido.

Generalmente el primer año es el más duro, entre otras cosas porque se atraviesan diversas fechas conmemorativas (cumpleaños, día de la madre/ padre/ niño, fiestas, aniversario de la muerte, etc.) y en cada uno de estos días la ausencia se hace muy presente. A medida que vaya pasando el tiempo habrá una disminución progresiva de la tristeza para dar paso a recuerdos menos dolorosos hasta llegar a un momento en que se logra establecer un equilibrio entre el ayer que se recuerda y el mañana que se construye.

Etapas de duelo

Luego de una pérdida significativa, las personas pasan por diferentes estadios o etapas. Es importante remarcar que las etapas del duelo no necesariamente se suceden en orden. Alguna puede saltearse y/o solaparse con otra ya que es frecuente que se produzcan idas y vueltas entre los diferentes estadios.

Shock y parálisis: la pérdida súbita, inesperada y sin preparación que se da como consecuencia de algunas enfermedades o de accidentes, provoca una especie de parálisis. ”Los brazos se me caen” o “mis piernas flaquean” son el tipo de expresiones que se usan en estas circunstancias.

Negación y rechazo: buscar maneras de negar o rechazar la realidad para poder seguir adelante. “No es posible”, “No tan jóven” y “No puede estar muerto, no es verdad” son algunas de las fases que se usan en estas circunstancias.

Enojo: buscar alguien o algo a quien culpar y con quien enojarse. “No es justo, es inaceptable” o “Si pudiera vérmelas con ese incompetente, irresponsable” son algunas de las expresiones que se usan en estas circunstancias.

Miedo: frente a la muerte de alguien querido, el mundo cambia, se transforma y se percibe peligroso. Hacer el duelo tiene implícito sentir miedos y mucha incertidumbre, también puede aparecer sensación de incapacidad para enfrentar el hecho. Algunos pensamientos suelen ser: ¿Qué va a ser de mí?” “Nunca voy a lograr arreglármelas solo/a, sin él/ella”.

Tristeza: tomar conciencia de que los hechos son definitivos y que no se pueden cambiar las cosas que ocurrieron. La tristeza puede venir de la mano de la angustia y quedarse durante un largo tiempo.

Aceptación: algunas frases que reflejan esta etapa pueden ser: “Es duro, pero es así”, “Voy a seguir viviendo lo mejor posible”. La aceptación no es resignación sino progresión, es atravesar un umbral nuevo y totalmente desconocido. Podría pensarse que la salida del duelo se vislumbra a través de la verdadera aceptación de la situación.

Perdón: cuando existe la necesidad de perdonar a alguien se vuelve clave atravesar por esta etapa y trascenderla. Si hay rencor o resentimiento es imposible elaborar un duelo y lograr paz. Perdonar es detener el sufrimiento ocasionado por el rencor, deponer esa energía negativa implicada en el deseo de revancha, la animosidad, el resentimiento o el odio.

Consejos útiles para transitar el duelo

Si estás viviendo un duelo, es posible que estés experimentando una gran variedad de emociones (tristeza, rabia, culpa, impotencia) que te lleven a sentir agotamiento, confusión, frustración, etc. Te compartimos algunos consejos para transitarlo:

  • Tomate tiempo y date permiso para estar en duelo: permitite un tiempo para aceptar la pérdida de tu ser querido, tiempo para sentirte triste, para volver a sentir, para dar sentido a la pérdida. No hay razón alguna para ocultar el dolor y la tristeza que sentís.

  • Expresá y compartí tus sentimientos: date permiso para hablar con tus seres queridos, expresar tus emociones, tus miedos y preocupaciones. Compartí tus sentimientos y tu tristeza. Hablá con tus amigos y familiares acerca de la persona que ya no está con vos y recordá con ellos los momentos buenos y malos que compartiste con la persona querida. No hay razón para ocultar el dolor; es más, éste disminuye y facilita el apoyo cuando se comparte. Escribir un diario o una carta de despedida te puede ayudar. Expresar por escrito tus sentimientos, emociones y recuerdos facilitará ir asumiendo, poco a poco, la realidad.

  • No tomes decisiones precipitadas: el duelo lleva su tiempo, por lo que es aconsejable que no intentes resolver muchos problemas a la vez. Es conveniente tomar decisiones importantes cuando hayas superado la confusión y recuperes la sensación de tranquilidad y paz. En este sentido, no es necesario que te deshagas de objetos o recuerdos de tu ser querido de una forma precipitada. Tomate el tiempo que necesites. Te puede ayudar ir creando un “lugar de recuerdos” (una caja, un álbum, un cajón del armario) en el que puedas tener todas las cosas que te recuerdan a tu ser querido y te permitan recordar determinadas cosas cuando vos lo desees.

  • Pedí ayuda a los demás: si necesitas sentirte acompañado, pedí ayuda: a veces esperamos que los demás nos ayuden sin pedirlo pero, en ocasiones, los que nos rodean, por respeto o por no saber qué pueden hacer ni cómo ayudar, no se atreven a acercarse y se mantienen al margen esperando que vos les digas cómo pueden ayudarte. Pedir ayuda no significa que seas más débil y además facilita la comunicación con los que te quieren, que en la mayoría de los casos están deseando ayudar y no saben cómo hacerlo. Deciles lo que necesitas y cómo te gustaría que te ayuden.

  • Descansá y cuidate: en los primeros meses, algunas personas presentan dificultad para dormir. Otras, sin embargo, necesitan dormir más horas de lo habitual. La falta o exceso de sueño agota y produce dolores de cabeza, tensión muscular, fatiga, irritabilidad y un estado de ánimo más decaído. Tratá de dejar tiempo para vos, para descansar, relajarte, cuidar tu alimentación y poco a poco irás recuperando un tono vital más elevado. Es conveniente no abusar del alcohol, el tabaco o los somníferos. No te automediques y consultá con tu médico en caso de que consideres que necesites tomar algún fármaco.

  • Volvé a mirar la vida: tras sufrir la pérdida, podes sentir apatía, pereza y no tener ganas de hacer nada. A medida que vaya pasando el tiempo recuperarás el nivel de actividad habitual. Intenta ir retomando actividades que antes te gustaban, busca pequeños espacios para vos y para compartir con los demás.

  • Cómo afrontar las fechas importantes y los fines de semana: las navidades, los cumpleaños, aniversarios, fines de semana y vacaciones serán momentos especialmente dolorosos. Los recuerdos del ser querido pueden incrementarse y la sensación de soledad acentuarse. Para afrontar mejor estos días o periodos podés tratar de programar actividades diferentes, mantenerte ocupado, buscar apoyo en los demás o invitar a personas cercanas para que vayan a verte. No obstante, también puedes reservar estas fechas para recordar a la persona querida, pensar y escribir acerca de lo que estás sintiendo. Aunque sea doloroso, te ayudará a avanzar en tu proceso.

Para conocer más sobre este proceso podés descargar más información a continuación

Descargá la guía »

Para conocer los consejos útiles para transitar el duelo podés descargar más información a continuación:

Descargá consejos »

Volver al índice