Reconociendo los sentimientos

Luego de la muerte de alguien querido, las personas comienzan a presentar sentimientos, sensaciones físicas y conductas que son normales después de una pérdida.

Compartimos a continuación algunas sensaciones para que puedas reconocer aquellas con las que te identificas en este momento y saber que estás transitando por caminos normales en tu proceso de duelo.

Sentimientos:

  • Tristeza.
  • Enojo.
  • Culpa y auto-reproche.
  • Ansiedad.
  • Soledad.
  • Cambios en el humor.
  • Angustia.
  • Apatía o indiferencia.
  • Alucinaciones.
  • Impotencia.
  • Shock.
  • Anhelo.
  • Alivio.
  • Insensibilidad.
  • Confusión.
  • Incredulidad.

Sensaciones físicas:

  • Vacío en el estómago.
  • Opresión en el pecho.
  • Opresión en la garganta.
  • Hipersensibilidad al ruido.
  • Sensación de despersonalización: “camino calle abajo y nada parece real, ni siquiera yo”.
  • Falta de aire y palpitaciones.
  • Debilidad muscular y temblores.
  • Falta de energía.
  • Sequedad de boca.

Conductas:

  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos alimentarios.
  • Conducta distraída, olvidos o falta de concentración.
  • Aislamiento social.
  • Soñar con el fallecido.
  • Evitar recordatorios del fallecido.
  • Buscar y llamar en voz alta.
  • Suspirar.
  • Llorar.
  • Visitar lugares o llevar consigo objetos que recuerdan al fallecido.
  • Atesorar objetos que pertenecían al fallecido.