Concurso Diseñá Consciente

DISEÑÁ CONSCIENTE

El Centro Metropolitano de Diseño (CMD) lanzó en 2017 su primera edición del Concurso Diseñá Consciente, un concurso de ideas que busca promover al diseño como una herramienta para mejorar el cuidado del ambiente y el bienestar de la sociedad mediante una metodología proyectual concebida desde los abordajes del diseño para la sustentabilidad, esto significa con una visión integradora que contemple los aspectos ambientales, sociales y económicos.
El concurso está dirigido a estudiantes que estén cursando carreras de diseño o arquitectura en universidades públicas o privadas de cualquier parte del país.
La idea-proyecto ganadora recibió un premio de 30.000 pesos, y se otorgó además una mención de Innovación sin premio económico.
Se preseleccionaron 7 ideas-proyecto, todas ellas trabajaron sobre la temática gestión de residuos: 4 sobre compostaje; 2 sobre separación de residuos sólidos; 1 sobre descarte textil.

PROPUESTAS PRESELECCIONADAS:

La idea-proyecto Estación Compost de Candela Guyot, Camila Guglielmino y Felicitas Castaños se enmarca en la ley 1854/05 o Ley de Basura Cero, cuyo objetivo principal es reducir la disposición de residuos a través de la separación en origen, la recuperación y el reciclado.
El equipo diseñó un sistema a través de la instalación de estaciones de compostaje comunales ubicadas en las plazas. El vecino trae a la estación el residuo orgánico que se produjo en su hogar y así aporta el material húmedo para el compost y el GCBA aporta el material seco para el compost proveniente de la recolección de hojas de las plazas. Este sistema brinda además la oportunidad de encuentro entre vecinos al participar de esta actividad colectiva y ecológica.

La idea-proyecto Fauna de Maite De Pablo propone revalorizar el descarte industrial a través del diseño de una red que trabaje de forma local y permita transformar ese descarte en nuevos productos para la comunidad. La red está formada por la industria de la confección y textil, que funciona como proveedor de la materia prima: descartes de las producciones textiles. Luego a partir de esos descartes textiles se generarían nuevos productos como por ejemplo cartucheras, bolsas y/o mochilas que serán donados a escuelas públicas. La confección de los mismos estará a cargo de cooperativas instaladas en la misma zona donde se entregarían los productos finales. La propuesta es que estas redes se organicen desde cada comuna, es decir que la empresa textil donante de la materia prima, la cooperativa encargada de la producción de los nuevos productos y la escuela que recibe los productos estén cerca.

La idea-proyecto Marcando el Cambio de Sofía Sagel, Valentina Cortes y Sofía Stolar propone un sistema de reciclado para envases que consiste en aplicar un etiquetado a cada envase que permita identificar el tacho de basura en el que se lo debe descartar. Este etiquetado consiste en un círculo de color que se corresponde con el color del tacho de basura en la vía pública. Este proyecto no requiere de ningún proceso productivo costoso, simplemente se agrega al diseño gráfico del envase un sector visible con la marca clasificadora. Con esto se logrará minimizar las dudas de los usuarios y facilitar el hábito de la separación en origen.

La idea-proyecto Punto Compost de Manuel Agüero, Ana Lozano, Pilar Montagner e Iru Arostegui propone consolidar un plan de compostaje comunal voluntario de supervisión municipal que incentive a los residentes de la zona a familiarizarse con el proceso de compostaje y contribuir a la reducción de residuos orgánicos. Dicho sistema se llevará a cabo mediante compostadores comunales instalados en los espacios verdes de la ciudad y separadores de orgánicos hogareños que permitirán el transporte de los residuos hasta los compostadores comunales. Los separadores individuales serán repartidos desde los puntos verdes y estarán fabricados 100% de fibra postconsumo, siendo los que aportarán el porcentaje necesario de residuos secos para la cantidad de residuos húmedos en el compostador. Los compostadores comunales proporcionarán las condiciones necesarias para la transformación de los residuos orgánicos en compost y facilitarán la recolección del compost en un recipiente accesible. Con este plan se reducirá el volumen de residuos en un 20% y se generará material de abono para plazas y hogares.

La idea-proyecto Separandojuntosde Antonella Torini propone un sistema gráfico para mejorar la comunicación que promueva la separación de residuos, desarrollado a partir del diseño de una tipografía especial. Este sistema gráfico se va a implementar en uno de los edificios de la Universidad de Belgrano aprovechando los cestos ya existentes y reubicándolos para su mayor aprovechamiento. Se hizo un estudio de la cantidad de cestos que había en todo el edificio, la cantidad de pisos y espacios posibles para su reubicación, logrando de esta manera una economía de materiales ya que se utilizarían los recursos existentes. El mismo análisis de espacios se utilizó para la ubicación estratégica de los afiches y se complementó con un plan de marketing digital como canal de comunicación con el usuario. El proyecto busca promover un cambio en la sociedad con respecto a su relación con sus residuos.

La idea-proyecto ganadora fue Che Compost de Paula Casella, Magdalena Sanchez Palladino y Camila Sanese. La propuesta ganadora presentó un proyecto sobre un sistema de compostaje domiciliario pensado para aplicar en edificios o viviendas que comparten espacios comunes. El sistema está compuesto por un contenedor hogareño que permite separar los orgánicos en la casa y otro contenedor que funciona como compostera ubicado en un espacio común, como podría ser una terraza. El compost que se obtenga de la compostera común podrá ser reutilizado por todos los vecinos de ese edificio para abonar sus plantas.

La Mención a la Innovación fue otorgada a la idea-proyecto Sistema de Compostaje Comunitario de Luca Cantarelli, Sabrina Nuñez, Tomás Ottolenghi Viterbi y Julieta Vergottini. Este proyecto propone un sistema de compostaje comunitario para incorporar la producción de compost dentro del sistema de recolección de residuos de la Ciudad de Buenos Aires, para eso se diseñó un sistema para gestión de residuos compostables que consiste en dos etapas: 1) Desecho de residuos para compostar en Contenedores Hogareños, provistos a los usuarios por el Estado. 2) Traslado de los Contenedores al Punto Verde más cercano, donde se colocan en un Contenedor Comunal y se entrega uno nuevo para llevar al hogar. Dentro del Contenedor Comunal se encuentra un contenedor de residuos apto para la recolección bilateral, todavía vigente en la ciudad. Además, la propuesta aspira a revalorizar el sentimiento de pertenencia vecinal a través del compromiso, incentivando a las personas a colaborar con el barrio.

Imagenes Galeria