Por qué es importante separar

La basura y los materiales reciclables siguen caminos diferentes.

En la Ciudad, gestionamos alrededor de 8000 toneladas de basura diaria. Esto equivale al peso de más de 650 colectivos. Y más del 50% de estos residuos corresponden a materiales reciclables que pueden recuperarse si los separamos correctamente.

Para ello, la Ciudad de Buenos Aires cuenta con un sistema de captación y recolección diferenciada que permite llevar a cabo la recuperación de los materiales reciclables que los vecinos separan en sus casas. De esta manera, no solo evitamos que estos materiales sean enterrados en un relleno sanitario, sino que también les damos una nueva vida útil. Esto se logra a través de un proceso de tratamiento que permite reinsertar a estos materiales en forma de materia prima para diferentes ramas de la industria.

Pero, para que nuestros reciclables puedan ser recuperados y reutilizados por el sistema productivo, primero debemos separarlos correctamente en nuestros hogares. Por eso es tan importante disponer por un lado a los materiales reciclables y, por el otro, a la basura. Esta es la primera etapa del llamado proceso de Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU).

No debemos olvidar que la separación en origen es una práctica sencilla que tiene beneficios ambientales y sociales. Todos somos generadores de residuos en mayor o menor medida y debemos hacernos responsables de su correcta disposición.

¿Cuáles son los beneficios de la separación en origen o doméstica?

  • Colabora con el desarrollo sustentable en sus tres dimensiones: social, económica y ambiental.

  • Promueve la industria del reciclado, ya que estos materiales se reintroducen en el sistema productivo como materias primas para la elaboración de nuevos productos.

  • Al aumentar el uso de material recuperado, se disminuye la extracción de nuevas materias primas y, de esa manera, ayudar a cuidar nuestros recursos naturales.

  • Contribuimos a que la Ciudad esté más limpia.

  • Fomentamos la inclusión social, económica y laboral de los recuperadores urbanos, que son actores claves en la cadena de reciclado.

Además, la Resolución 1444/14 establece que todos los generadores (individuales y especiales) deben separar en origen los residuos. Es decir que edificios, casas, comercios, oficinas y establecimientos de todo tipo están obligados a separar sus residuos en al menos dos fracciones: reciclables y basura.

Por otra parte, a partir de la sanción de la Ley Nro. 1854, conocida como “Ley de Basura Cero”, la separación de residuos es una obligación legal. Dicha norma está orientada a reducir progresivamente la cantidad de Residuos Sólidos Urbanos que se entierran en rellenos sanitarios. Fue promulgada en enero de 2006, reglamentada en mayo de 2007, modificada en junio de 2018 y plantea la adopción de medidas orientadas a reducir la generación de residuos, la recuperación de los mismos y su reciclado, así como a la disminución de la toxicidad de la basura.

Galería de imágenes