Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Visión

Una Ciudad Verde la hacés a diario. Por ejemplo, en tu casa, cuando separás los reciclables de la basura. O cuando apagás la luz que no necesitás tener encendida, para así ahorrar recursos. Pero también hacés una Ciudad Verde cuando salís a la calle y elegís tirar tu chicle en el cesto. O cuando te tomás ese segundo para levantar la caca de tu perro. Hacés una Ciudad Verde cuando vas a hacer las compras con tu Ecobolsa o cuando cargás agua en tu Ecobotella para no usar nuevos envases y así seguir reduciendo tu consumo de plástico. Y, por supuesto, cuando elegís usar la bici en lugar del auto. Una Ciudad Verde es una ciudad sustentable, limpia y más amigable con el ambiente. Y la hacemos entre todos.

Llegó el Día

Tenemos tantas cosas que hacer, tantas responsabilidades en nuestra rutina diaria que, a veces, no nos dan ganas de separar la basura en casa. Pensás: “total, casi nadie lo hace”. Pero un día te tomás ese minuto de más y te sumás a los miles de vecinos que ya están separando sus residuos domiciliarios. Entonces te enterás que, gracias al esfuerzo de todas estas personas, la Ciudad ya logró reducir a la mitad los residuos que se entierran en rellenos sanitarios. Y así te das cuenta de que ese minuto de más, esa pequeña porción de tiempo, en realidad tiene un impacto muy grande y positivo en el ambiente.

Sabés que, desde 2018, se prohibió la entrega gratuita de bolsas plásticas de un solo uso en las líneas de caja de los supermercados. Pero, cuando vas a hacer las compras, ves que algunas personas todavía eligen pagar para que les den bolsas de plástico. Parece más fácil. Y hasta pensas: “¿qué diferencia puedo hacer yo llevando una Ecobolsa?”. Pero un día lo hacés. No sabés muy bien por qué. Simplemente te acordaste de llevar tu Ecobolsa. Las compras no te llevaron más tiempo que lo habitual y, cuando llegaste tu casa, te sentiste bien. Porque hace poco leíste que cada bolsa de plástico tarda más de 150 años en degradarse y sabés que le acabás de ahorrar al planeta todo ese trabajo.

Una noche, caminando cerca del Microcentro, ves todas las luces de las oficinas prendidas. “Cuánto derroche”, pensás. Vos te acordaste de apagar las luces antes de salir. Pero, un día, una persona convence a su jefe. El jefe después habla con el gerente. Y el gerente convence al dueño. Cuando volvés a pasar por ahí, las luces de aquel edificio están apagadas. Y ahí te das cuenta de que, entre todos, podemos cuidar mejor nuestros recursos.

Finalmente, te enterás de todo lo que viene haciendo el Gobierno de la Ciudad para lograr una Ciudad más Verde. Todo esto sucede en día. El día del famoso “click”. De ahí en adelante, todo empieza a ser distinto. Porque comprendés que solamente trabajando juntos podemos construir una Ciudad más sustentable.