Preguntas frecuentes

Plan para bajar las expensas: un programa de 14 medidas para disminuir costos operativos que contraen los consorcios de propiedad horizontal en la Ciudad y engrosan las expensas de los vecinos.

1. ¿En qué monto se reducirán los costos fijos de las expensas?
Se prevé que los gastos fijos de las expensas se reduzcan entre un 10 y un 20% de acuerdo a la cantidad de pisos y unidades con los que cuente el edificio. Si tomamos por caso un edificio promedio de diez pisos con 20 unidades funcionales, el Plan para bajar las expensas posibilitará un ahorro aproximado de 100 mil pesos, es decir, un 10% de lo que abona anualmente. El porcentaje de ahorro se podría incrementar incluso a un 20% si no se contabiliza el salario del encargado.


2. ¿Cuándo entró en vigencia el Plan para reducir expensas?
Las primeras dos medidas que entraron en vigencia en marzo de este año, fueron la derogación del libro de datos periódico y el certificado de edificio seguro. El libro de datos periódicos (Disposición 513/18) era un documento redundante en tanto el administrador ya presentaba esa información a través de una declaración jurada anual. Luego se dejó sin efecto el certificado de edificio seguro (Disposición 498/18), dado que agrupaba trabajos con certificados específicos ya existentes, y los consorcios pagaban por esa certificación entre 12 a 14 mil pesos anuales.

En julio de este año, se modificó la obligación de realizar desinfecciones en los edificios una vez por mes (Resolución 245/18). Ahora los vecinos podrán fumigar de acuerdo a sus requerimientos para evitar una facturación mensual cuando no sea necesario. Esta medida proyecta un ahorro en los consorcios de 20 mil pesos al año (el ejemplo incluye la realización de al menos dos fumigaciones anuales).

En septiembre de 2018, junto al Banco Ciudad presentamos Cuenta Consorcio, la primera cuenta corriente totalmente gratuita del sistema financiero argentino diseñada para la administración de los edificios de la ciudad. Así los vecinos podrán tener mayor control de sus fondos y ahorrar los costos del mantenimiento, unos 7200 pesos al año. Además, los consorcios podrán gestionar créditos para realizar mejoras de infraestructura y mantenimiento de edificios y a su vez, los vecinos podrán obtener una cuenta individual gratuita y acceder mediante la tarjeta de débito a todos los beneficios que brinda el banco.

En noviembre, la Legislatura aprobó una nueva regulación para tanques de agua que obliga a realizar un análisis bacteriológico y físico químico con periodicidad mínima anual para garantizar la calidad del agua. En caso de que el resultado no cumpla con los requisitos establecidos por el ERAS, dentro de los quince días corridos el consorcio debe efectuar la limpieza y desinfección. El consorcio de propietarios y/o administrador determina el plan de mantenimiento, limpieza y desinfección de tanques. Cada consorcio ahorrará al menos 8.000 pesos al año. Por la vieja normativa, se tiraban 1692 millones de litros cada año, el equivalente a 677 piscinas olímpicas.

El Plan para bajar expensas estableció que el curso de Seguridad e Higiene que se realizaba anualmente y repetía sus contenidos, se realice cada dos años, lo que permite un ahorro de 1.450 pesos para este año.

Sobre el control de matafuegos se estableció que la vigencia de la recarga de los matafuegos es de un año. A continuación de la recarga se hará una única revisión y/o control del estado del matafuego. La Ley 6.116 modificó la Ordenanza 40.473 y extendió la periodicidad de la verificación: era trimestral y pasó a ser anual. La autoridad de aplicación va a reglamentar las cuestiones específicas. Esta medida permite un ahorro de 4.000 pesos al año.

En cuanto a la desinfección y control de plagas, se modificó la obligación de realizar desinfecciones en los edificios una vez por mes. A través de la Resolución 245/18 de APRA, es responsabilidad de los consorcios y/o administrador la desinfección, quedando sujeta a determinación de la Asamblea de consorcistas y copropietarios. Los consorcios pueden fumigar de acuerdo a sus requerimientos y ahorrar 20.000 pesos al año (el ejemplo incluye la realización de al menos 2 fumigaciones anuales).

La Ley 6.116 modificó a la Ley 257, y extendió los plazos de control de fachadas acuerdo a la antigüedad del edificio. Además, eximió del control a los inmuebles de planta baja que no alcanzan los 4 mt de altura de frente y cuya fachada no presenta salientes de cualquier tipo que avancen sobre el espacio público de la acera; y a los inmuebles para vivienda que midan entre 4 y 9 mts de altura y estén retirados al menos 3 mt de la línea oficial. Por otra parte, los inmuebles cuyas fachadas no presenten salientes peligrosas podrán solicitar a la Autoridad de Aplicación la eximición de control. Esta medida permite un ahorro anual de 10.000 pesos.

Además, se autorizó la construcción de nuevos edificios sin vivienda para el encargado, que deberán contar con un espacio de aseo y cambio para el personal que trabaja en el edificio, de acuerdo a la normativa vigente. Los edificios que ya poseen unidad para encargados seguirán funcionando con ese destino. Una vivienda aporta a expensas un promedio de 58.800 pesos por año, monto que no será necesario integrar en las expensas de los nuevos edificios.

En cuanto a los gastos burocráticos, antes se debía pagar un canon y presentar hasta 6 documentos para hacer una obra de pequeña magnitud en domicilios particulares. Actualmente se debe completar un formulario web y el trámite no tiene costo.

Además, se aprobó la ley que permitirá a los vecinos tener el control de todos los gastos que realiza el administrador de consorcios. La ley estableció que dicho control se realizará a través de una plataforma que desarrollará el Estado. El administrador deberá posibilitar el acceso a los vecinos de todos los gastos realizados más los comprobantes respaldatorios de su gestión de manera digital. Asimismo, los vecinos que no puedan asistir a las asambleas podrán, en caso de no haberse producido el quórum obligatorio, votar las distintas propuestas de decisión a efectos de realizar mantenimientos de espacios comunes y medidas que quieran implementarse.

Una vez se complete el plan de baja de expensas con las 14 medidas, cada vecino que viva en un edificio tipo de 10 pisos con veinte unidades funcionales, por ejemplo, podrá ahorrar 4900 pesos por año de expensas. Implica una expensa menos al año. En tanto, el ahorro global por año para el consorcio sería de 98.000 pesos.


3. ¿Cuántos vecinos se verán beneficiados con el Plan para bajar expensas?
El Plan para bajar expensas impactará directamente en más de 2 millones de porteños que actualmente viven en edificios. Se trata del 67% de los habitantes de la Ciudad.


4. ¿Qué otras políticas impulsa la Secretaría de Atención y Gestión Ciudadana para mejorar la vida consorcial?
Entre las políticas que la Secretaría de Atención y Gestión Ciudadana proyecta para el sector, se destaca también la plataforma Consorcio Participativo, que permitirá a los vecinos realizar un control de todos los gastos que hace el administrador y participar en las decisiones que adopte la asamblea de propietarios. A su vez, será una solución para que el administrador realice la liquidación de expensas y mantenga un canal de comunicación con sus administrados de manera gratuita.