Agencia Gubernamental de Control

Agencia Gubernamental de Control
Para proteger a los vecinos y ofrecer espacios públicos seguros

Se reguló la venta de alcohol en la Ciudad de Buenos Aires

Para garantizar a los vecinos una Ciudad ordenada y segura, y evitar accidentes de tránsito y conductas que promuevan el uso abusivo de los espacios públicos, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha dispuesto medidas que limitan la venta indiscriminada de bebidas alcohólicas para su consumo en la vía pública y establecen pautas que controlan su expendio.

Con el objetivo de proteger a los ciudadanos y establecer un acceso responsable hacia las bebidas alcohólicas, Aníbal Ibarra firmó un decreto mediante el cual regula la venta de alcohol en el ámbito de la Ciudad. Dicho decreto establece la prohibición de venta de alcohol en kioscos, maxikioscos y locales destinados a prestar servicios a automovilistas, como estaciones de servicios y lavaderos de autos, entre otros, y prohíbe su expendio en los locales habilitados entre las 23 y las 8 del día siguiente.

En tanto, los locales habilitados para el consumo en su interior y los que prestan servicio de entrega a domicilio podrán expender bebidas alcohólicas en todo momento.

Para controlar el cumplimiento de la nueva medida, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está realizando inspecciones en quioscos, maxiquioscos y locales comerciales en distintos barrios de la Ciudad.

De esta manera, hasta la fecha los inspectores de la Unidad Polivalente de Inspección (UPI) realizaron procedimientos en horario diurno y nocturno en 1850 quioscos y maxiquioscos, en los cuales se hicieron 54 clausuras preventivas. Además se retiraron aproximadamente 4.800 envases y 90 secuestros.

Las clausuras se distribuyeron de la siguiente manera: 5 en Belgrano, 17 en Barrio Norte y Palermo, 18 en microcenro, macrocentro y Once, 6 en Caballito, 3 en zona sur y 5 en zona norte. En los comercios que estaban en infracción se procedió a retirar la mercadería y clausurar el local, que puede ser reabierto una vez que el comerciante pague la multa y retire la mercadería decomisada. 

Además, se informa que a partir del 6 de enero se habilitó un call center, que ofrece una línea telefónica gratuita para hacer denuncias, a través del 0800-999-2727. Hasta el momento se recibieron 1200 denuncias, que fueron derivadas a la Unidad de Polivalente de Inspección.

Con respecto a los recursos de amparo presentados por algunos comerciantes, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aún no ha sido notificado de ninguno de ellos y no hay ninguna medida vigente de no innovar.

Cabe destacar que las sanciones que eventualmente deban aplicarse se graduarán de la siguiente manera:

• Dentro de los primeros 30 días, ante una primera infracción comprobada se impondrán multas de 300 a 10.000 pesos y se procederá al retiro del local de la mercadería de comercialización prohibida, previo inventario que constará en el acta de contravención. El Gobierno de la Ciudad será el depositario de la mercadería.

• Pasado el lapso de 30 días, a los comercios en infracción se les aplicará el mismo procedimiento anterior y se los clausurará preventivamente. En casos de reiteración de la infracción la autoridad de aplicación podrá retirar la habilitación del local lo que conllevará a la clausura definitiva del mismo.

• El titular de la mercadería retirada podrá requerir la devolución de la misma en un plazo improrrogable de 30 días hábiles previo pago de multas, costos de traslado y de ocupación en el depósito. Si el plazo vence y no hay reclamo, se procederá al decomiso y destrucción de la mercadería.

.

Publicación: 23 de diciembre de 2003