Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Semillas para la paz

A 74 años de Hiroshima, se plantó en el Jardín Botánico un Ginkgo biloba descendiente de uno de los árboles que sobrevivió al bombardeo, criado en Buenos Aires

Miércoles 11 de septiembre de 2019

Los Hibakujumoku (被爆樹木 - árbol sobreviviente o árbol bombardeado en japonés) son árboles de la ciudad de Hiroshima en Japón, que sobrevivieron a la bomba atómica lanzada por EEUU el 6 de agosto de 1945. Son alrededor de 170 árboles dentro de un radio de 2 km del epicentro de la detonación.

En 2012 se estableció "Green Legacy Hiroshima", una iniciativa compuesta por ciudadanos de Hiroshima, el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR) y la organización ANT-Hiroshima, cuyo objetivo es recolectar las semillas de los árboles sobrevivientes y distribuirlas a través del mundo.

Gracias a la gestión del proyecto "Semillas de Paz", coordinado por Julio Bernal y el Instituto Privado Argentino - Japonés NICHIA GAKUIN y con una increíble coincidencia, la llegada de las semillas a la Argentina sucedió el mismo día del aniversario de la bomba, el 6 de agosto 2012. Procedentes del Jardín Botánico de Hiroshima, fueron en total 176 semillas de Ginkgo biloba, Diospyros kaki, Ilex rotunda y Cinnamomum camphora, cosechadas de ejemplares HIBAKUJUMOKU.

Hoy en día, 30 países del mundo son depositarios de los árboles sobrevivientes. En nuestro país son numerosas las instituciones que han recibido descendientes.

Pasados algo más de 74 años de aquel terrible momento, el jardín alberga en el área de medicinales un HIBAKUJUMOKU, un Ginkgo biloba, símbolo de paz que llegó en forma de semilla, objetivo principal del proyecto Green Legacy.

Sobre medios en la Ciudad