Reglamentación de uso

  • Circula por los senderos y utiliza los bancos para descansar.

  • Está prohibido pisar el césped en todas nuestras áreas.

  • No dañes las plantas: son especies protegidas.

  • No dañes los carteles: están para informarte.

  • No dañes las esculturas: están para embellecer nuestras vidas.

  • Pone tu basura en los cestos que corresponden: el Jardín es tu casa.

  • No abandones animales en el Jardín: no tenemos medios para cuidarlos.

  • Está prohibido jugar a la pelota, circular en bicicleta o skate.

  • No te apoyes en los vidrios de los invernáculos: cualquier rotura afecta al patrimonio del Jardín y es peligroso, podes lastimarte.

  • Cuida que los niños no circulen por áreas peligrosas como los bordes de los estanques o las cercanías de los invernaderos.

  • No toques a los gatos: son animales abandonados por sus dueños que no responden de la manera habitual al contacto humano.

  • Ayudanos a combatir la contaminación sonora: no hagas ruidos ni utilices aparatos electrónicos con sonido exterior.

  • Están expresamente prohibidas la venta ambulante, la distribución de folletos comerciales y la toma de fotografías comerciales o publicitarias a excepción de las autorizadas con antelación, mediante los mecanismos administrativos que correspondan.

  • Nunca enciendas fuego. Las plantas tienen sustancias inflamables y combustibles.

  • Está prohibido quitarse la ropa: estás en un lugar de actividad científica y académica.

  • Está prohibido el ingreso con bebidas alcohólicas, animales y bicicletas.

  • No corras por los senderos del Jardín. Te podés caer, te podés lastimar...
    Los senderos del Jardín Botánico están cruzados por raíces de los árboles que, a veces, se asoman y se dejan ver.
    No podemos cortar las raíces, porque estaríamos lastimando a los árboles. Y nosotros tenemos que cuidarlos todo lo posible.
    El Jardín Botánico no es para correr.

Disfrutá de la belleza que te ofrece, caminando tranquilamente o sentado en uno de sus bancos.