Planta de orgánicos

La planta de orgánicos tiene capacidad para tratar entre 10 y 20 toneladas de residuos por día que, gracias al proceso de fermentación aeróbica, se transforman en compost.

Esta planta recibe solamente residuos orgánicos que provienen de recolecciones diferenciadas de comercios gastronómicos, parques, clubes equinos y zoológicos, donde se realiza una concientización con el fin de garantizar una correcta separación.

Una vez en la planta, que tiene una capacidad para tratar entre 10 y 20 toneladas de residuos por día, éstos atraviesan un proceso compostaje. Esto consiste en la fermentación aeróbica, un desarrollo natural que ocurre en forma espontánea en la naturaleza y permite obtener el compost.

En un primer paso, el proceso consiste en la separación de lo inorgánico, en caso de que no se encuentre bien separado. Luego, es mezclado con material estructurante (chips de madera) provenientes de la planta de poda que funciona dentro del Centro. Una vez obtenida la mezcla, es almacenada en túneles durante 20 días hasta alcanzar una maduración parcial. Los mismos garantizan la eficiencia del proceso controlando los parámetros del digesto en las distintas etapas, ya sea moviendo el material o proveyendo el oxígeno necesario. Al finalizar los 20 días, el material es enviado a otra zona donde alcanzará la maduración final por medio de lombricultura o reposo.

Finalmente, el compost es fraccionado y acondicionado para su posterior utilización como abono para la tierra.

El proceso se realiza en una planta cerrada, lo que reduce las emisiones sonoras y visuales. A su vez, se realizan los controles de emisiones pertinentes. El aire del proceso, antes de ser emitido a la atmósfera, es tratado mediante biofiltros para reducir las emisiones contaminantes y los malos olores por medio de un sistema de distribución y purificación del aire.

Imagenes Galeria