Tu navegador no está actualizado. Tiene conocidas fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprendé cómo podes actualizarlo.

Visualizaciones sobre el uso y distribución del tiempo y el trabajo no remunerado de las mujeres de la Ciudad en el marco de la pandemia del Covid-19

Explorá a través de visualizaciones basadas en datos abiertos las brechas en relación al trabajo doméstico no remunerado, las tareas de cuidados y sus consecuencias sobre la igualdad de género.

Las mujeres y la distribución del trabajo no remunerado de cuidados

Los cuidados son el conjunto de actividades y relaciones orientadas a alcanzar los requerimientos físicos y emocionales de las personas. Si bien todas las personas necesitan de cuidados, aquellas que son dependientes, ya sea por encontrarse en los extremos de la vida (niñez, ancianidad) o por otras razones (enfermedades, discapacidad) requieren de una mayor cantidad de cuidados y/o de cuidados especiales.

En la Ciudad de Buenos Aires, el 35% de la población es potencialmente dependiente de cuidados especiales. El 19% de los habitantes son menores de 14 años, y el 16% es mayor de 65 años.

La actual distribución de las responsabilidades de los cuidados es sumamente desequilibrada, recayendo principalmente en los hogares y siendo realizada mayoritariamente de manera no remunerada por las mujeres.

La desigualdad de género en la distribución del trabajo no remunerado representa una limitación significativa en el progreso social y laboral de las mujeres. La alta dedicación al cuidado y a tareas domésticas, genera que las mujeres dispongan de menos tiempo para su uso personal, lo que atenta contra sus posibilidades de capacitarse y mantener una presencia continua en el mercado laboral, así como de tener ingresos propios.

Esta problemática afecta principalmente a las mujeres de menores ingresos, que dedican en promedio 6 horas por día a las tareas de cuidado no remunerado y tareas domésticas, mientras que las mujeres con mayores ingresos destinan la mitad de este tiempo a cuidar (en promedio 3 horas y media).

Las mujeres destinan más tiempo que los varones a las tareas del cuidado

La evidencia demuestra que las mujeres sostienen una carga desmedida de cuidado y de trabajo no remunerado al interior de los hogares. En la Ciudad de Buenos Aires, la última encuesta del uso del tiempo revela que las mujeres destinan 5:29 horas diarias a estas tareas, casi dos horas más que las que dedican los varones diariamente (Encuesta Uso del Tiempo CABA, 2016).

Por esta razón, desde la Ciudad lanzamos en 2018 la extensión de la licencia laboral para personas no gestantes dentro del Gobierno hasta 45 días, con el objetivo de fomentar una mayor corresponsabilidad y una mejor distribución de las tareas de cuidado en los primeros meses de los hijos e hijas. Para más información accedé al nuevo Régimen de licencias de paternidad del GCBA

Durante la pandemia, se ha incrementado la carga de los cuidados que recae sobre las mujeres

Producto de la irrupción de la pandemia, la adaptación de la educación a un formato remoto y el cierre de los centros de cuidado ha provocado un impacto considerable tanto para los estudiantes, como también para todos los integrantes del grupo familiar, especialmente en las mujeres sobre las cuales suele recaer una carga desproporcionada de las tareas de cuidado y apoyo escolar dentro del hogar.

Tanto en AMBA como a nivel nacional cerca del 85% de los adultos/as que asumieron el rol de acompañamiento en la continuidad pedagógica de las niñas y los niños ante el cierre de las escuelas son mujeres (SEIE-ME/ UNICEF, 2020). Este porcentaje aumenta al 95% en los hogares de una vulnerabilidad socioeconómica alta. Esto implica un importante incremento en la carga de trabajo no remunerado para las mujeres, generando que las mismas dispongan de menos tiempo para su uso personal, lo que atenta contra sus posibilidades de mantener una presencia continua en el mercado laboral (CEPAL, 2017).

Durante la pandemia se incrementó la carga de cuidados hacia las familias, que recayó mayormente sobre las mujeres. Según UNICEF, antes el 68% de las tareas del hogar eran efectuadas por ellas y producto de la cuarentena obligatoria este porcentaje subió a 71%.

Producto de esta situación, el 51% de las mujeres argentinas se sintieron sobrecargadas por las tareas domésticas. Entre las actividades que presentaron una mayor sobrepeso fueron la limpieza de la casa (35%), el cuidado de los niños y niñas (28%), el apoyo a las tareas escolares (22%) y la preparación de alimentos (19%).

En este sentido, la vuelta a las clases presenciales tiene como uno de sus objetivos reducir el tiempo de cuidado que recayó desigualmente sobre las mujeres desde que comenzó la pandemia.

El acceso a centros educativos de cuidados maternales e infantiles generan una reducción significativa en el tiempo dedicado al cuidado y generan beneficios concretos en la inclusión y permanencia laboral de las mujeres.

En un estudio realizado por Unicef con CIPPEC sobre los Centros de Primera Infancia reveló que gracias a la inclusión de los niños y niñas en estas instituciones: el 25% de los padres y madres pudieron retomar su actividad laboral; el 19% logró aumentar la cantidad de horas de trabajo; y el 13% pasó de la inactividad a la búsqueda activa de empleo.

Fuentes:

EAH 2019 - CABA

EUT 2016 - CABA

Unicef 2020 - Argentina